Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sexta ola provoca un desplome en las reservas de tres grupos sanguíneos

Vigueses donando sangre ayer en el hospital Nicolás Peña. Marta G. Brea

Apenas existe ámbito alguno que no se haya visto afectado por la pandemia. El virus ha provocado un cambio a todos los niveles sociales, económicos y sanitarios, y el elevado volumen de contagios de esta sexta ola está causando un nuevo efecto que preocupa especialmente en los hospitales: la falta de reservas de tres grupos sanguíneos (0 positivo, A positivo y A negativo). La razón es que una persona contagiada no puede donar, y hay que tener en cuenta que según los últimos datos del Sergas, en el área sanitaria de Vigo hay 15.902 ciudadanos que están pasando el COVID. Pero esta restricción no se aplica únicamente a los infectados. Y es que las personas que superan la enfermedad tienen que dejar pasar al menos catorce días, desde que le dieron el alta para poder donar. Y además deben transcurrir 72 horas desde la administración de alguna de las dosis de la vacuna contra el coronavirus. Y obviamente, todos aquellos que tengan cualquier síntoma sospechoso, incluso un simple catarro, no pueden donar en una situación como la actual.

Todo ello ha provocado que las donaciones hayan caído en picado en los últimos tiempos, ya que hay menos personas que pueden prestarse a ello. “La pandemia ha llevado a una disminución de la afluencia a los puntos de donación y también del porcentaje de ciudadanos que prestarse a este proceso”, explica el doctor Carlos Areal, hematólogo vigués y jefe de área de la Axencia Galega de Doazón de Sangue (ADOS).

Hay que tener en cuenta además que esta situación llega en el momento que más hacen falta reservas sanguíneas, justo después del período navideño, cuando se dispara la movilidad y por tanto los heridos por accidentes de tráfico. Por eso desde ADOS se hace un llamamiento a que la población que en estos momentos está sana “manifieste su solidaridad” y acudan o pidan cita para donar en los diferentes puntos móviles que la agencia gallega pone a disposición de la ciudadanía o en el hospital Nicolás Peña, que está abierto de lunes a viernes de forma ininterrumpida entre las 8.00 y las 22.00 horas y los sábados por la mañana para que todos aquellos interesados en donar sangre puedan hacerlo. Para solicitar cualquier información o pedir cita previa se puede llamar al teléfono gratuito 900100828. Cuando alguien llama interesado en donar, se le hace un cuestionario telefónico para comprobar si puede hacerlo. Y siempre, a la llegada del punto de donación, un médico también le realiza una serie de preguntas que sirven para cribar a las personas que pueden o no donar sangre. El porcentaje aproximado de los que no pueden hacerlo por criterios médicos ronda el 7%.

“Contamos con todas las medidas de seguridad, control de la fluencia, distancia, higiene absoluta, materiales de un solo uso... Donar sangre es algo completamente seguro”, explica Carlos Areal, que espera que el llamamiento que se está haciendo en los últimos días a las personas sanas a que acudan a donar surta efecto. Y es que hay que recordar que los hospitales gallegos necesitan entre cuatrocientas y quinientas donaciones diarias para llevar a cabo de forma adecuada su labor asistencial. En muchas de las atenciones que se realizan en los centros sanitarios son imprescindibles los componentes sanguíneos. En ocasiones puede bajar el número de donaciones, como está sucediendo debido a las circunstancias de la pandemia, pero no sucede lo mismo con la demanda de sangre y sus derivados que necesitan los hospitales. Por eso ADOS solicita “un esfuerzo especial” a la ciudadanía, especialmente de los tres grupos sanguíneos con las reservas más bajas. Toda persona que quiera ser donante debe tener entre 18 y 65 años.

Alta positividad en asintomáticos

En cuanto a la situación de la pandemia en el área sanitaria de Vigo, la última jornada fue la tercera consecutiva en la que se superaron los 2.000 contagios, lo que demuestra una vez más la elevada transmisibilidad que está caracterizando a esta sexta ola. Los índices de positividad siguen disparados. Prueba de ello es que de los 12.452 antígenos hechos hasta ahora en los cribados de las estaciones de tren de Guixar y Vialia y en el aeropuerto de Peinador, salieron 987 positivos (el 7.8%). Hay que tener en cuenta que estas pruebas se realizan entre personas asintomáticas, por lo que ese porcentaje se puede considerar elevado. El ratio es todavía mayor en los cribados realizados estos días en los municipios de Tomiño, Cangas y Ponteareas, concellos donde las pruebas continuarán también el lunes. De los 1.177 test realizados en estas tres localidades, 118 fueron positivos (10%).

Compartir el artículo

stats