Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una profesora de la UVigo en EE UU, condenada a pagar casi 20.000 euros de gastos médicos

La Escuela de Telecomunicaciones, donde era profesora la afectada. Ricardo Grobas

La diferencia entre una estancia en EE UU por motivos personales o profesionales le ha costado a una profesora de la Universidad de Vigo casi 20.000 euros en gastos médicos. Y es que los magistrados de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) “sospechan” que su viaje al extranjero con ocasión de un programa de intercambio de investigación responde a la “aspiración de procurarse una asistencia sanitaria de mayor confianza” al no tener relación esta estancia con las exigencias de su puesto de trabajo en la UVigo.

Un reembolso parcial

Al tratarse, por lo tanto, de un viaje de carácter privado, la aseguradora de los funcionarios Muface solo se hace cargo de los gastos médicos de los primeros dos meses –1.810 euros– y no de los 18.384 euros que reclamaba la docente. La sentencia, fechada el pasado 17 de noviembre, no era firme y contra ella cabía recurso ante el Tribunal Supremo.

Hechos

Los hechos se remontan al año 2018. La demandante era profesora titular en la Escuela de Ingeniería de Telecomunicaciones desde 2000. La docente explica en su recurso que se desplazó “con ocasión de un programa de intercambio de investigación, como profesora visitante” a la ciudad de Austin (Texas), donde se vio en la necesidad de recibir asistencia médica. Esta le generó unas facturas de 18.383 euros que pide sean reembolsados por Muface.

No había razones profesionales

No así lo entendió la mutua, que solo le reintegró 1.810 euros de estos gastos al entender que el desplazamiento a Austin “obedecía a motivos privados y no profesionales”.

Los magistrados dan la razón a la aseguradora de los funcionarios alegando que aunque “pudiéramos entender que el desplazamiento a EE UU fue por razones profesionales”, éstas “no tenían relación” con su actividad como profesora de Teleco. “De todos es sabido que, si bien los estudios e investigaciones realizados por los profesionales de la enseñanza, aprovechando ese período sabático, sirven de provecho a la comunidad científica, no cabe duda que a quienes más benefician es a los propios profesionales”, explica el tribunal.

Una mejor asistencia médica

Y es que, a mayores, la Sala incide en que el actuar de la profesora “levanta la sospecha” de que su estancia en el extranjero respondiese a la búsqueda de “una asistencia sanitaria de mayor confianza” para la grave patología que padecía.

“Es paradójico que habiendo sido intervenida en España, en febrero de 2018 [...] decidiese regresar de inmediato a EE UU, una vez obtenida el alta, sin concertar la cita indicada por el cirujano torácico que la intervino con el especialista y optara por retrasarla a un momento posterior, coincidente con su estancia en el extranjero para así someterse, en ese país, a las sesiones de radioterapia”, apunta el fallo.

Por estos motivos, los jueces llegan a la conclusión que se trata de un desplazamiento por motivos privados “por más que se traten de ocultar bajo una apariencia de razones profesionales”.

Compartir el artículo

stats