La residencia de mayores DomusVi Bembrive vive un brote masivo de COVID que afecta a unos ochenta usuarios, más de la mitad del total de residentes en el centro. La cifra concreta de contagios la facilitará hoy la Consellería de Política Social, que hace públicos cada miércoles los datos del COVID en los geriátricos de Galicia. Pero la situación en el centro de Bembrive preocupa y mucho, especialmente a a los familiares. “Es una locura absoluta”, afirma la asociación que los representa. El colectivo, que pide a la Xunta que intervenga de forma inmediata el centro para controlar la situación. Los 150 residentes en DomusVi Bembrive se distribuyen en 2 plantas. La 2ª se ha dispuesto exclusivamente para los casos positivos, por lo que se ha reubicado a todas las usuarias, incluso se han utilizado las habitaciones del ala de Enfermería para ingresar allí a casos negativos. Las familias aseguran además que hay varios trabajadores afectados, por lo que hay menos personal del necesario para hacer frente a una situación como esta. “Por eso es necesario que se intervenga esta residencia, para garantizar la vida al mayor número posible de personas mayores”, defienden, a la vez que reclaman un mayor control sobre los trabajadores que vuelven de vacaciones, reclamando que se hagan pruebas PCR a todos los que vuelven a su puesto.

Desde Política Social, no obstante, consideran que el brote no reviste gravedad ya que los residentes de estos centros están todos vacunados y muchos de ellos están pasando la enfermedad de forma asintomática, por lo que es una situación muy diferente a la vivida durante las primeras olas de la pandemia, en las que estos brotes provocaron un auténtico caos en las residencias.