Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un mar fantástico envuelve al CEIP Ría de Vigo

La artista Iria Blanco decora el comedor y el pabellón del centro

Un mar fantástico envuelve al CEIP Ría de Vigo I. Blanco

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Un mar fantástico envuelve al CEIP Ría de Vigo Sandra Penelas

Un regalo de Reyes inesperado aguardaba ayer a los alumnos del CEIP Ría de Vigo, en San Miguel de Oia. Un océano fantástico habitado por ballenas, delfines y sirenas les envolvió al entrar en el comedor y quienes utilizaron el pabellón pudieron comprobar que ahora desde su interior también pueden admirar las Cíes y los faros de Oia y cabo Estai.

Aunque el director del centro aseguró ser el autor de tamaña sorpresa, no logró engañar al ojo crítico de los pequeños, a los que no se les escapó la firma que lucía en la pared. Así que resuelta la duda, celebraron y agradecieron la creatividad de su verdadera autora, la pintora y muralista Iria Blanco.

El lema del centro, en el pabellón. ALBA VILLAR

“El mar es muy identitario para mí y pintar para los niños me encanta. No me quería perder la sorpresa y ha sido preciosa. Me han dado las gracias y yo les he animado a seguir haciendo dibujos. Algún día volveré para llevar a cabo algún taller con ellos”, comentaba ayer la artista, que pintó los murales durante las vacaciones, después de inaugurar a principios de diciembre la decoración del aula hospitalaria del Cunqueiro.

“En el CEIP Ría de Vigo ya hay otras intervenciones relacionadas con el mar y la filosofía del director es humanizar el centro a través de la pintura y aproximar los niños al arte”, destaca Blanco.

Mural del comedor. ALBA VILLAR

Con esta misma vocación, su obra rodea el comedor “a través de una ola” en la que están representados delfines, sirenas, caballitos de mar y otras simpáticas y mágicas criaturas que nadan junto a un buzo o un niño. “Las cuatro puertas están pintadas con los colores del parchís y también dibujé a niños que están pintando el mural a modo de trampantojo. A los más pequeños lo que más le gustó fueron las sirenas y a los mayores, las ballenas”, revelaba la artista tras compartir entrañables momentos con los escolares.

En el caso del pabellón, Blanco permite a los niños disfrutar de las Cíes como si no hubiese paredes y de los faros más cercanos de la zona. Uno de ellos ilumina el lema del centro –“Eu son do Ría”– y, al lado del otro, dos delfines señalan un medidor de altura para los niños con motivos marinos.

Medidor de altura en el pabellón. ALBA VILLAR

La obra contribuirá sin duda, al “ambiente cálido y alegre” que, según destaca Iria Blanco. impregna el colegio de Oia y que “formará parte de la memoria de la infancia de los niños”.

Compartir el artículo

stats