“Caballero, ten piedad. Escúchanos”. Fue una de las frases que pregonaron los vecinos de Beade afectados por el nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), en exposición pública hasta el 18 de enero. Lo hicieron en el centro de la ciudad tras protagonizar en las últimas semanas manifestaciones por la parroquia.

Recorrieron la calle Príncipe, se concentraron en el entorno de la Farola de Urzáiz y hasta se montaron en el carrusel de Porta do Sol para hacer más visible la razón de la movilización: mostrar su rechazo al vial que prevé unir la A-55 con Clara Campoamor. “Supondrá riesgo medioambiental y expropiaciones de viviendas y fincas: los suelos pasarán a ser rústicos, por lo que las familias recibirán un 80% menos del actual valor de sus propiedades”, apuntaron.