Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Una Excálibur clavada en Balaídos

Tras nueve meses de obra en la grada de Marcador, una butaca resiste al avance de la piqueta ante la curiosidad del celtismo

12

La Excalibur de Balaídos Marta G. Brea

Nueve meses han pasado desde que la grada de Marcador comenzó a ser pasto de las piquetas, reduciendo a escombros a la curva más icónica del estadio de Balaídos antes de levantar el nuevo fondo situado 30 metros más cerca del césped. Y en medio de ese lento proceso de transformación, una porción que se niega a caer.

Una aldea gala que resiste a abandonar su privilegiado lugar de las últimas décadas. Una butaca convertida en Excálibur sin que nadie pueda retirarla.

Y es que cuando los operarios de la empresa encargada de la reforma comenzaron a quitar las 4.975 localidades cerradas al público desde el 22 de febrero de 2020, hubo un ligero problema.

El número 195 de la fila 1 permanecía enganchado a la grada de hormigón, igual que la legendaria espada del rey Arturo.

La Excalibur de Balaídos Marta G. Brea

Ninguna de las herramientas y métodos empleados en el resto de butacas -cuyo destino aún se desconoce- permitía quitarla, por lo que se optó por una decisión tan sencilla como romántica: el asiento se quedaría hasta el final de vida de la grada.

Con el paso de los meses, el asiento fue llamando la curiosidad del celtismo hasta el punto de nacer una cuenta de Twitter con su nombre. Y desde la primera fila -ya sin vallas publicitarias- del graderío ha presenciado desde las dudas iniciales del equipo a la mejoría de la recta final del año tras la remontada en el Barcelona.

La butaca se encuentra a escasos metros de la antigua ubicación de peñas como Centolos Celestes o Colectivo Nós, por lo que la pregunta era obligada: ¿a quién pertenece dicho asiento?

La Excalibur de Balaídos Marta G. Brea

Según la base de datos del club, durante la temporada 2019/20, la última con socios en dicha grada, no era propiedad de ningún abonado. Si a ello sumamos que ningún aficionado la ha “reclamado” como propia en redes sociales, la Excalibur celeste sigue aguardando por su legítimo dueño antes de desaparecer.

Izado de la nueva grúa

La vista general del estadio, dominada desde el verano por el amplio boquete que permite ver el césped desde la Avenida de Fragoso, cuenta desde finales de diciembre con un nuevo elemento característico.

Coincidiendo con el 93º aniversario del campo, el día 30 se coronaba el izado de la grúa de 25 metros que comenzará a construir el nuevo fondo en la zona donde ya se han retirado los escombros. El actual graderío a doble altura con Marcador y Fondo se transformará para conseguir “la máxima accesibilidad, comodidad y seguridad” en sus 6.418 localidades.

Esta cifra se repetirá también en la nueva grada de Gol, que comenzará sus obras en cuanto se finalicen las actuales a finales de este mismo año.

30

Balaídos cumple 93 años en plena reforma Marta G. Brea

El proyecto del Concello cuenta con una inversión de 15,5 millones de euros e incluye la unión con la grada de Río, que ya se ha acondicionado en la zona situada sobre el antiguo parque de bomberos y la oficina de objetos perdidos.

La enorme explanada ocupada hasta ahora por la grada -y en la que solamente queda este sector con tres bañeras- será utilizada para crear una gran plaza pública. Contará además con entrada para cambiones y vehículos de emergencia al interior del campo.

Compartir el artículo

stats