Las siete consultas del servicio de Oftalmología que hasta ahora estaban operativas en la segunda planta del hospital Ribera Povisa fueron trasladadas esta semana a su ubicación definitiva tras la ampliación de la planta baja, sobre la fachada principal. Desde el pasado lunes, día 3 de enero, los especialistas ya atienden a los pacientes en esta zona tras acometer la “mudanza” los días 29 y 30 de diciembre. En las próximas fechas está previsto trasladar también las consultas de esta especialidad que continúan operativas en Gran Vía, 120.

Según afirmó el jefe del servicio, Ramón Vázquez, “las nuevas consultas nos ofrecen una mayor comodidad, amplitud y eficiencia, mientras que para los pacientes suponen además una gran mejora en la accesibilidad”. Cabe destacar que en la planta baja del hospital se ha acometido una reforma integral sobre una superficie de 530 metros cuadrados, permitiendo así la creación de 17 nuevos locales de consulta, de los cuales 15 son para Oftalmología y dos para farmacia ambulatoria.