El pleno extraordinario que tratará el caso de enchufismo de la cuñada de Carmela Silva por el que ha sido condenado un alto funcionario del Concello a más de cinco años de cárcel tendrá que esperar. La corporación municipal decidió ayer aplazar el pleno para comienzos de enero tras conocerse la noticia de que el alcalde había sido contacto estrecho de una persona positiva en coronavirus. Todas las fuerzas políticas le desearon suerte al regidor. Horas después, el gabinete de Abel Caballero informaba de que, tras una prueba PCR negativa, el alcalde estaba fuera de peligro y hoy retoma su agenda.

La celebración del pleno sobre la sentencia a un funcionario por el enchufe de la cuñada de Carmela Silva, Vanesa Falque, fue solicitado el pasado 17 de diciembre por los grupos del PP, Marea de Vigo y BNG, que reunieron los siete concelleiros exigidos por el reglamento del pleno del Concello para forzar la celebración extraordinaria del comicio.