Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Beade se levanta contra las expropiaciones del PXOM

El Concello autorizó tres licencias de obra a comienzos de año en medio del trazado del vial que unirá la A-55 con Clara Campoamor

Vecinos de Beade frente a una de las zonas que será arrasada por el nuevo vial. | // M.G. BREA

Abel Mejuto, vecino de Beade, está enfadado y confundido a partes iguales. En enero de este mismo año, el Concello le concedió una licencia de obra para construir la casa con la que llevaba soñando años. En 2019 se hizo con el terreno y, tras dos años de bregas con la burocracia municipal, por fin consiguió la autorización para comenzar la obra que, hoy, está a punto de terminar. No fue nada fácil para él conseguir los avales necesarios. Treinta años cotizados a sus espaldas y otros treinta que le quedan para acabar de pagar la hipoteca.

Hace apenas un mes, cuando salía a tirar la basura, un vecino le dio la noticia que, a día de hoy, le quita el sueño: “Oye, Abel, ¿sabes que te van a pasar una carretera por encima de la casa?”. Podrían ser habladurías, pensó. Pero el Plan Xeral de Ordenación Municipal, hecho público por el consistorio local en pleno verano, lo quitó de dudas. Salvo que el PXOM se venga abajo o se modifique, su casa y las dos casas de sus hijas serán expropiadas en los próximos años. Sin embargo, los 90 años de deudas que suman cada una de sus tres hipotecas seguirán siendo suyas. Su caso es llamativo, pero desde luego no es una excepción. Al menos 120 vecinos afectados por el vial que pretende unir la A-55 con la estrada de Clara Campoamor se han asociado en una plataforma de afectados (AVIBE) con la que hacer alegaciones conjuntas y apoyarse para redactar las individuales: “No vamos a parar hasta que evitemos esta obra faraónica. Aunque acabemos en el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia”, explica Ana Pascual, portavoz de la Plataforma de afectados polo vial de Beade. Expropiación de viviendas y terrenos; devaluación de las propiedades adyacentes; falta de información pública; pérdida de calidad de vida; y la recalificación de suelos con hasta un 80% de pérdidas para los propietarios son las principales reclamaciones del colectivo. Una de las más sangrantes, explican, “es que hay mucha gente mayor en la parroquia que ni se ha enterado. Estamos yendo de puerta en puerta para informar a todo el mundo. No es solo hacer público el Plan Xeral, también hay que hacerlo accesible para todos”.

Solo los escucha la oposición

Pascual admite que los tres partidos de la oposición se han reunido con ellos para brindarles su ayuda. Rubén Pérez, portavoz de Marea lo confirma: “Non temos ningunha dúbida de que é un vial feito para Citröen [en el PXOM viene reflejado como la ampliación de la PO-010] e non ten ningún interese para a mobilidade pública”.

Aunque desde la Plataforma de afectados polo vial de Beade admiten que desde el Concello se han puesto en contacto con ellos, explican que “por ahora, no hay ningún compromiso”. A pesar de todo, mantienen comunicación directa con la Xerencia de Urbanismo y con el Equipo Redactor del Plan Xeral: “Esperemos que todo lo que hemos hablado con ellos no se quede en el aire”, demanda Ana Pascual. Además, tras el consejo parroquial que han celebrado este miércoles, desde AVIBE confirman que todos los colectivos de la sociedad civil de Beade están en contra del vial y apoyan las alegaciones que se van a presentar en contra. Entre ellos, la Asociación de Vecinos, la Comunidad de Montes, la Irmandade de Festas, las anpas de los dos colegios e institutos, el club de fútbol, la Banda de Música y la Iglesia.

Riesgo medioambiental

La última incorporación de la sociedad civil a este grito colectivo es la de Ecoloxistas en Acción. “De levarse a cabo, as obras deste vial terían un forte impacto sobre o medio natural de Beade, coa construcción de viaductos, túneles e noiros que suporían afeccións sobre os ríos Eifonso, Barxa e a conca do Lagares e conlevaría a destrucción de leiras e bosques, como o Monte da Serra”, explican en un comunicado difundido a los medios. La obra afectaría a las Fervenzas do Gorgoso, una zona con una gran biodiversidad donde hay inscritas poblaciones de especies protegidas y vulnerables, como nutrias, salamandras y aves rapaces. Desde AVIBE también defienden una mina de agua de más de 200 años de antigüedad y un petroglifo catalogado por la Xunta de Galicia.

Compartir el artículo

stats