El hermano Mauro Mangas, profesor de Física y Matemáticas del colegio Maristas de Vigo durante décadas, ha fallecido en las últimas horas en León. El docente, de 97 años, se jubiló a los 80 años pero mantenía su actividad en el laboratorio casi a diario, donde continuaba transmitiendo su sabiduría a los alumnos del centro que acudían a hacer las prácticas. “Mi suerte es que sigo disfrutando de esto”, confesaba en una entrevista a FARO en marzo de 2020, poco antes de que estallase en Europa la pandemia del coronavirus.

La figura del profesor Mauro Mangas es recordada con cariño por generaciones de alumnos de Maristas El Pilar, que están reaccionando con tristeza a la noticia de su fallecimiento. Su relación con sus estudiantes siempre fue muy estrecha y sirvió de inspiración para muchos vigueses. Como para Ignacio Armesto, profesor en la Escola de Enxeñería Industrial de la UVigo y alma de las JAI, que aquel reportaje de FARO recordaba: “Fue un profesor muy brillante, metódico y organizado. Recuerdo cómo podía dibujar a mano un círculo más perfecto que el que se hace con un compás. Nos inspiró a muchos. El laboratorio que tiene es espectacular, para él es su hijo”.

En el laboratorio que él mismo montó continuaba ayudando a los actuales docentes con las clases prácticas, además de asumir otras tareas. “Hago el mantenimiento de todas las cosas para que no se estropeen. Las arreglo, las cuido… Este laboratorio es una gran distracción para mí”, explicaba este físico nacido en Mieres (Asturias) pero que vivió en Vigo desde que se trasladó a trabajar en el Maristas, allá por los años 70.