El Juzgado de lo Penal 1 de Vigo sentará la próxima semana en el banquillo de los acusados a un varón por hasta ocho delitos de abusos sexuales a sus cuidadoras o empleadas de hogar. La Fiscalía pide para él doce años de prisión.

Los hechos tuvieron lugar entre los años 2016 y 2018, cuando, siempre según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, el varón “en atención a la minusvalía que padece” publicó anuncios en internet ofertando empleos. Así, “aprovechándose” de la situación de vulnerabilidad de las víctimas, mujeres extranjeras “en situación irregular” y con “escasez de recursos y necesidad laboral”, les obligaba a pasar una “prueba” para dicho trabajo. Esto consistía en acostarse con él, trató de besarlas o les hacía preguntas de índole sexual.

Así sucedió, tal y como recoge el escrito de Fiscalía, hasta en ocho ocasiones. El hombre les mandaba pasar las noches con él, tenían que dormir sin sujetador, así como hacerle masajes por el cuerpo. A una de las víctimas le permitió vivir con su hija y su hijo menor en el domicilio. Aprovechándose entonces “de las circunstancias de vulnerabilidad” la interrogó sobre “circunstancias de su vida íntima, sobre sus relaciones sexuales”, intentando también besarla.

Tras estos episodios, todas las mujeres abandonaron el domicilio.