Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El área dobló los contagiados en UCI y triplicó los hospitalizados en planta en solo diez días

Cientos de personas quisieron realizarse la prueba PCR ayer por la mañana en el camión ubicado en el Náutico R. Grobas / FDV

Ya lo dijo el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, el pasado martes. Las de Vigo y Ourense son las áreas sanitarias que más preocupan en estos momentos, tanto por el nivel de evolución de los contagios como por el aumento constante de la presión asistencial. La ciudad olívica y los municipios de su entorno aglutinan casi un tercio de las nuevas infecciones registradas este miércoles en toda Galicia, concretamente 236 de las más de 800 detectadas.

Unas cifras alarmantes teniendo en cuenta las fechas en las que estamos, dejando atrás el puente de la Constitución y a las puertas de la época navideña. Respecto a esto último, precisamente, hay que anotar que si la evolución de los contagios sigue al ritmo de las últimas semanas, todo apunta a que se tendrán que elevar las restricciones por lo que no se podría recuperar la normalidad de las tradicionales comidas y cenas familiares durante estas fiestas.

El subcomité clínico que se reúne mañana tendrá sobre la mesa la situación actual del área sanitaria de Vigo y habrá que estar atentos por si deciden tomar alguna medida restrictiva para poner freno a esta situación, que ha sorprendido incluso a los más pesimistas por los altos índices de infección que se están detectando. Porque de las 1.529 pruebas diagnósticas realizadas en la última jornada, 236 fueron positivas, es decir, más del 15%, diez puntos más del límite que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS) para determinar si la pandemia está controlada en un determinado territorio. Y ahora mismo, parece evidente que en el área de Vigo no lo está.

Otra prueba de ello es que las personas que están infectadas según los datos comunicados por Sanidade este miércoles son 2.880, más del doble que en la comarca de A Coruña, donde apenas superan los 1.300. Una diferencia que demuestra que parte de la población del área de Vigo se ha relajado más de lo debido en las últimas semanas en cuanto al cumplimiento de las medidas de prevención del COVID. Ya lo avisaban distintos médicos de cabecera y de urgencias de la ciudad. “Parece que la gente piensa que la pandemia se ha acabado, que por tener puesta la vacuna ya no pueden contagiar y son inmunes”, lamentaban.

Y el problema es que si los centros de salud y los PAC están completamente desbordados por el número de pacientes diarios que acuden con síntomas sospechosos de tener el virus, la situación también empieza a preocupar en los hospitales de Vigo. Porque en solo una semana se han duplicado los enfermos ingresados por COVID, pasando de 38 a los 75 que reflejaba el informe de ayer de la Consellería de Sanidade.

Habrá que ver si los hospitales empiezan a tomar medidas para dedicar más recursos a los pacientes con coronavirus, que todo apunta que seguirán subiendo en los próximos días debido, fundamentalmente, a la elevada movilidad en este puente de la Constitución. Ya no es solo que en las plantas haya muchos ingresados, sino que también las UCI están recibiendo a cada vez más enfermos con COVID, la mayoría de ellos a causa de que el virus ha complicado las patologías previas que presentaba. En solo diez días, por ejemplo, se ha pasado de solo seis personas en las UCI de la ciudad a las quince actuales. Son cifras que no se registraban desde el mes de mayo, cuando el volumen de población vacunada era mucho menor que el actual.

Y todo ello ha derivado en que se han vuelto a registrar víctimas mortales en el área de Vigo. Concretamente, desde comienzos de noviembre y tras varias semanas sin muertes por coronavirus, han fallecido seis personas, entre ellos un hombre de 45 años que es la segunda víctima más joven de la pandemia en Galicia, ascendiendo los decesos ya a 484.

Y es que se puede decir ya que este último mes ha sido dramático en términos epidemiológicos para el área sanitaria de Vigo. Si a principios de noviembre apenas se superaban los cien enfermos con COVID, ahora ya se rozan los 3.000. Un aumento desbocado y completamente inesperado que ha cogido también con el pie cambiado a los profesionales, sanitarios que no se esperaban una avalancha como esta.

Municipios como Arbo, Porriño, Mos, Salceda de Caselas, Tui, Redondela, Moaña, Salvaterra y Mondariz están entre los que tienen una peor situación epidemiológica, al tener una incidencia acumulada de nuevos casos por cien mil habitantes los últimos catorce días por encima de los quinientos. En la ciudad todavía no se ha superado ese indicador, pero la evolución no es buena. Solo en la última semana en Vigo se han diagnosticado 794 positivos y en los últimos quince días 1.380. Estas cifras han provocado por ejemplo que el Concello haya decidido suspender una de las atracciones estrella prevista para esta época navideña, como el parque infantil temático que ya se celebró en años anteriores en el auditorio Mar de Vigo. Habrá que ver si la evolución de contagios no obliga a tomar más medidas en los próximos días.

Alerta por el descontrol en el ocio nocturno y en los conciertos

A las autoridades sanitarias han llegado en las últimas semanas imágenes preocupantes de algunos sectores de Vigo. Fundamentalmente del ocio nocturno y las salas de conciertos. La administración y parte de la ciudadanía alertan de que en algunos locales no se están cumpliendo prácticamente ninguna de las medidas de prevención decretadas para evitar los contagios: fundamentalmente, el uso de mascarilla y la exigencia del certificado de vacunación (o prueba negativa) para poder entrar al establecimiento. Además en los últimos días algunos after hours “históricos” de Vigo han reabierto sus puertas en horario que en teoría no está permitido, concretamente más allá de las cinco de la madrugada.

Compartir el artículo

stats