Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pintando con niños para combatir la demencia

El Museo MARCO celebra este mes un taller artístico con pacientes con Alzhéimer y otras demencias y público infantil

7

Pequeños. miembros de Afaga y Matamoro muestran sus creaciones tras terminar la primera jornada en el Marco Marta G. Brea

A Sara Ríos le encanta el arte. Dice que le gusta más contemplar los cuadros pintados por otros o cuidar la decoración de su casa que lo que implica atreverse a pintar por sí misma. Es por esto que frente a una cartulina de color amarillo confiesa que todavía está un poco “perdida” y que no tiene ni idea sobre “qué dirección va a tomar” la actividad en la que participa. No obstante, se encuentra muy “sorprendida” por poder compartir un taller artístico con niños de entre siete y 12 años, lo que la hace regresar a aquella época en la que sus nietos eran más pequeños.

Pintando con niños para combatir la demencia Marta G. Brea

En la mesa de al lado, Inés y Darío ya manejan la esponja y el pincel con gran habilidad y utilizan colores flúor intensos para intentar reproducir alguna de las obras que visitaron con anterioridad y que estaban expuestas en una sala del Museo de Arte Contemporánea de Vigo (MARCO). Tienen 10 y 8 años, respectivamente, y comentan que les parece “muy divertido” y también “muy bonito” compartir esta actividad con un grupo de personas mayores que, según apuntan, “pintan muy bien”.

  • Las nuevas esperanzas frente al alzhéimer y la demencia

Bajo la etiqueta de “MARCO inclusivo”, el museo vigués celebró ayer la primera de las sesiones del taller “Un bo lugar”, un obradoiro que gira en torno a la obra del pintor local Din Matamoro, en la actualidad expuesta en las instalaciones de la institución, y que además está conducido por el propio artista. Se trata de una actividad experimental en la que la dirección del MARCO, en colaboración con la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer y otras demencias de Galicia (Afaga), han puesto en contacto a dos grupos de edades muy dispares, y que “no suelen interactuar a menudo”, con el objetivo de observar cómo se relacionan, cómo fluyen y qué posibilidades de aprendizaje puede haber de unos a otros, al margen del aspecto lúdico y terapéutico de la pintura.

Diferentes momentos en el taller. MARTA G. BREA

Jéssica Nogueira es técnica de Afaga y también participa en la actividad junto con los usuarios de la entidad que ayer se desplazaron hasta el MARCO y que tenían edades comprendidas entre los 50 y los 70 años. Nogueira explica que “entre os nosos usuarios hai persoas ás que lles gusta moito a arte e incluso un pintor, de maneira que é algo que forma parte da súa identidade, máis alá dunha doenza. No noso caso non é a primeira vez que realizamos unha actividade na que conviven os maiores cos cativos e os resultados sempre son moi positivos porque interactúan entre eles, a nivel emotivo é moi beneficioso e o bo é que entre ambos grupos achéganse ideas e coñecementos”.

Frente a ella, Manuel pinta su lámina dando pequeños toques de pincel combinando los tonos azules con el color blanco. Aunque él es un pintor realista y está más especializado en bodegones, Jéssica comenta que este usuario de Afaga se pone a prueba a sí mismo experimentando el estilo abstracto, como el que caracteriza al artista vigués Din Matamoro.

Poco a poco los “pintores” que participan en la sesión van terminando las obras que han creado durante la tarde y se las muestran los unos a los otros. Din Matamoro les ayuda a dar los retoques finales y hace un pequeño parón en la sesión para indicar que “esto es algo que no había hecho nunca y creo que la combinación entre niños y mayores es muy enriquecedora. Por otra parte, acercar el arte a estos pacientes creo que es muy positivo porque el arte cura, creamos un espacio lleno de felicidad para ellos”.

El taller continuará en la tarde de mañana y se prolongará hasta el próximo 16 de diciembre.

Compartir el artículo

stats