Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eva Poveda | Coordinadora del Grupo de Virología y Patogenia del IISGS

“Los pacientes controladores de élite son hoy lo más cercano a una cura del VIH”

La investigadora del Sergas galardonada, la doctora Eva Poveda. Marta G. Brea

Coincidiendo con la conmemoración del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, el pasado 1 de diciembre la Consellería de Sanidade hizo entrega de los Premio de investigación sobre VIH e/ou outras infeccións de transmisión sexual 2021 , y el segundo galardón recayó en la investigadora del Sergas y coordinadora del Grupo de Virología y Patogénesis del Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur (IISGS), Eva Poveda, por su artículo Liberación masiva de microvesículas CD9 + en la infección por el VIH, independientemente del control virológico.

–¿Qué supone este reconocimiento para usted?

–Recibir un premio siempre son muy buenas noticias y, en este caso, implica el reconocimiento al trabajo realizado y una enorme satisfacción, porque este estudio contiene un valor fundamental para la investigación: la colaboración multidisciplinar. Se desarrolló en una estancia en Estados Unidos, gracias a un contrato de movilidad de la Universidad Carlos III, y en él se pone en valor la colaboración de nuestro grupo, de la Red Española de Investigación del Sida, del National Institutes of Health de Estados Unidos y de otro grupo del Case Western Reserve University, de Cleveland.

–En concreto, ¿qué abordan en esta investigación?

–El artículo se enmarca en aquellos proyectos y estudios que buscan profundizar en diferentes aspecto patogénicos de la infección por VIH. En la actualidad, el tratamiento es la herramienta más eficaz, porque logra el control prolongado de la infección, y la más poderosa para frenar la transmisión, pero lo cierto es que no lo soluciona todo. Hay un porcentaje de pacientes controlados virológicamente en los que la inflamación persiste y, a la larga, presentan un mayor número de comorbilidades no definitorias del VIH, tales como el cáncer o enfermedades cardiovasculares, entre otras. Nuestro objetivo era detectar quiénes son los responsables de estos ambientes proinflamación, qué papel representan en la patología y, de forma concreta, cuál es el papel de lo que denominamos vesículas extracelulares, que son secretadas por todo tipo de células presentes en los fluidos como sangre, semen y saliva, y que se han relacionado con diferentes procesos físicos y patológicos vinculados a enfermedades cardiovasculares, oncológicas o sepsis.

–¿Cuál fue el método empleado para efectuar el estudio?

–Seleccionamos una cohorte de diferentes personas infectadas con VIH: las que viven con el virus y representan todas las situaciones clásicas que se pueden dan por VIH, personas diagnosticadas pero sin tratamiento antirretroviral, otras que están con tratamiento y sin viremia, incluimos a población no infectada y, por último, a los que denominamos controladores de élite, aquellas personas con VIH que son capaces de controlar la infección de forma natural sin tratamiento. Estos últimos son una población muy pequeñita, pero muy valiosa para nosotros, porque son hoy lo más cercano que tenemos a un modelo de cura de la infección por VIH.

–¿Qué conclusiones han sacado tras la investigación?

–Hemos analizado que durante la infección por VIH, e independiente de los niveles de control de la misma, se produce una liberación masiva de microvesículas que en su mayor parte proceden de plaquetas. Pudimos comprobar que estas vesículas contenían mitocondrias y que en los grupos con VIH la proporción y densidad es menor que en el grupo de controladores. Esto es un paso más hacia la identificación de biomarcadores que nos puedan dar mayor información sobre la patogénesis de la infección, saber por qué cuando el virus no está replicando, es decir, cuando es indetectable en sangre porque hay tratamiento antirretroviral, se da esa inflamación persistente que conlleva al paciente a desarrollar otras patologías que nada tienen que ver con la infección por VIH.

–A lo largo de los últimos años se han registrado importantes avances científicos respecto al VIH, pero, ¿diría que también a nivel social?

–Efectivamente se han dado pasos muy importantes a nivel científico, pero a nivel social, lamentablemente, la discriminación y el estigma siguen presentes. Esto provoca que una gran parte de los diagnósticos sean tardíos, de hecho, un 46% llegan cuando el sistema inmunológico está muy deteriorado. Es por esto que es fundamental recalcar que una persona con VIH que tenga el virus controlado no lo transmite. Queda mucho por hacer y ahora los objetivos son lograr el 90% de diagnósticos, el 90% de diagnosticados en tratamiento y que el 90% de los pacientes tratados tengan la viremia controlada.

Compartir el artículo

stats