Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las familias peregrinan por la PCR: colas de hasta 2 horas en el camión del Náutico

Cientos de personas quisieron realizarse la prueba PCR ayer por la mañana en el camión ubicado en el Náutico Marta G. Brea

Hasta dos horas de espera para realizarse una prueba PCR –de forma gratuita– en el Punto de Atención Móvil (PAM) situado en el Náutico –estará operativo desde hoy de 9.00 a 21.00, incluidos los festivos–, en el que se atendió desde las 8.30 hasta las 14.30 a unas 500 personas, según confirmaron las sanitarias encargadas del proceso. Es el claro reflejo de que a los vigueses les preocupa, y mucho, la pandemia del COVID, que, a falta de menos de un mes para las celebraciones navideñas, amenaza con protagonizar, por segundo año consecutivo, las comidas y cenas típicas de esta época. Ni el frío ni los nubarrones ni los planes de domingo impidieron que los ciudadanos acudieran en masa a este punto habilitado por el Sergas: se formó una cola que recorrió, en algunos momentos, buena parte de la calle Montero Ríos.

Una sanitaria practica la prueba PCR a una ciudadana.

Según pudo comprobar FARO a pie de calle, en un gran número, fueron padres con hijos que quieren confirmar el estado de los pequeños y de ellos mismos después de que se detectase algún positivo en su centro educativo y no hayan recibido la llamada de los rastreadores. Precisamente, en Galicia, según los últimos datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad, la incidencia acumulada sobresale en estos dos segmentos de la población en comparación con el resto: 511,07 casos por cada 100.000 habitantes en menores de 11 años –por encima de la media nacional, que está en 412,10; son el único grupo que todavía está sin vacunar– y 338,88 en personas de entre 40 y 49 años –cifra que también supera la media de España, en 299,36–.

Manuel acudió voluntariamente a hacerse la PCR

Manuel acudió voluntariamente a hacerse la PCR

También se personaron en el camión del Sergas adultos que han estado en contacto con algún positivo, personas que quieren contribuir a la localización de casos asintomáticos –algunas de ellas, citadas por SMS; otras decidieron participar de forma voluntaria– y ciudadanos que vienen o se van de viaje aprovechando el puente de la Constitución. Los resultados de las pruebas diagnósticas se ofrecen en las 24 o 48 horas posteriores.

Noelia fue citada por SMS y acudió con su familia al cribado

Noelia fue citada por SMS y acudió con su familia al cribado Borja Melchor

Tal fue la respuesta que el personal del Sergas se vio obligado en el último tramo de la mañana a repartir los últimos 60 turnos y a emplazar a los asistentes que no pudieran realizarse la prueba ayer a asistir hoy, jornada en la que se realizan test tanto de mañana como de tarde –el camión permanecerá hasta que la situación sanitaria lo requiera–. Esta fue la decisión que tomaron Marina y su hija Sofía. “Vengo a hacerme la prueba porque un compañero de clase dio positivo”, explicaba ella. Su madre aclaraba que, como los rastreadores no habían llamado, decidieron acudir al camión para despejar las dudas. La pequeña, que tenía tos y mocos, ya había dado negativo en una prueba de antígenos. “Tengo otro hijo al que lo han operado recientemente y convivimos en el mismo domicilio, me da un poco de miedo por él, por eso queremos saber si da positivo”, señalaba poco antes de abandonar la cola.

Rebeca fue citada para acudir al cribado

Rebeca fue citada para acudir al cribado Borja Melchor

En una situación similar se encontraban una madre y una hija que esperaban en Montero Ríos. “El miércoles, dio positivo una compañera de su clase, y hoy, otra. Queremos confirmar si la pequeña tiene COVID porque vivimos con mi madre. Sería la primera prueba que se hace. A ver si la cola avanza rápido, si no, vendremos mañana”, indicaba la primera. A unos metros, dos padres y una madre charlaban para amenizar la espera. Sus hijos van al mismo centro educativo. “Dio positivo un compañero de clase. Los rastreadores llamaron a algunas familias, pero no a todas. Queremos saber si, después de 10 días, los niños están infectados. También nos haremos la prueba nosotros”, comentaba uno de ellos.

Cuando estaban a punto de entrar en el camión, Víctor, acompañado de su hijo Martín, indicaba a FARO que el pequeño acudía a hacerse su segunda prueba PCR. En la primera, dio negativo. “Hacemos cola desde hace una hora y media, aproximadamente. Lleva 10 días aislado y, si da negativo, podría volver a salir a la calle. Dio positivo alguna gente de su clase, por lo que confinaron a todos”, apuntaba. El menor, con “ganas de jugar fuera de casa, ir al parque y tomar chocolate con churros”, rezaba para que el resultado del test le sonriera por segunda ocasión. Algo más atrás en la cola, estaban Iago y sus tres hijas, que llevaban sobre una hora en la cola: “Dos de ellas están con algo de mocos y tos. Queremos descartar que tienen COVID. Nos haremos los cuatro la prueba”.

Un caso positivo en un menor también motivó la visita al PAM de Teresa y Luis: “Una nieta está confinada porque dio positivo una compañera de su clase. Para estar más tranquilos, la hacemos los dos; no tenemos síntomas”. En el caso de Iván, la razón fue haber estado con una persona contagiada: “No es contacto estrecho, pero quiero despejar las dudas”. Manuel acudió por si es asintomático: “No he tenido contacto con positivos ni tengo síntomas, pero quiero asegurarme. Vengo hoy porque es el día que tengo con más tiempo libre”.

Con cita para las 13.55, se personó Noelia acompañada por su familia: “Me avisaron por SMS para participar en el cribado. Entiendo que mucha gente aproveche el resultado para viajar, pero no es mi caso; confío en que la prueba será negativa, me siento bien”. Rebeca también acudió al PAM tras ser citada: “Es algo que está muy bien para controlar la pandemia, sobre todo, en estas fechas; hay que ser responsables y venir. Entiendo que daré negativo”.

Aumentan los ingresados con COVID en el área

Las infecciones activas aumentaron, de nuevo, en las siete áreas sanitarias gallegas, con la de Vigo a la cabeza –hay 140 casos más; 2.589 en total–. En la demarcación olívica, la cifra de pacientes COVID continúa en 14 y suben a 53 los ingresados –seis más–. Galicia mantiene la tendencia ascendente de casos activos: se sitúan en 8.591, diez veces más que hace un mes.

Compartir el artículo

stats