Coia se vistió de gala para debutar como uno de los puntos clave de la Navidad de Vigo, que, en esta edición, extiende sus tentáculos más allá del centro de la ciudad y de Samil. El populoso barrio olívico ya es el segundo corazón del programa festivo promovido por el Concello –tras el núcleo que forman la Alameda y su entorno con Policarpo Sanz y Rosalía–: un circo tradicional navideño, una exposición de dinosaurios y un parque lúdico-deportivo con una docena de tipos de estructuras hinchables son los tres reclamos que, desde ayer, hacen de esta zona un lugar marcado en rojo en las agendas de las familias. Su ubicación: la Praza Mestre Prudencio Rodríguez, cerca de la avenida de Castelao –entre los números 48 y 52, en el torreiro–.

El circo de Navidad ya ilusiona a Vigo

El circo de Navidad ya ilusiona a Vigo. Marta G. Brea

Esta sede alternativa de la Navidad olívica es una de las grandes novedades que trae bajo el brazo la festividad que ha situado a Vigo en el mapa turístico invernal, al menos, de la península. El espectáculo que se puede ver en el circo transporta a los asistentes a una plaza con muchos guiños hacia Vigo. Artistas llegados de lugares como Rusia, Canadá, Venezuela, Colombia y Galicia trasladan al público a un universo mágico. Equilibrios sobre una pirámide de sillas, bicicleta acrobática, funambulismo, números aéreos, magia, malabares y un montón de sorpresas más se van sucediendo durante 90 minutos, acompañados de música en directo. Las entradas, que son numeradas, cuestan 12 euros para niños y 15 euros para adultos, pero se ofrecen descuentos para usuarios de PassVigo, familias numerosas o mayores de 65 años.

Caballero, ayer, en la pista del circo.

La exposición de dinosaurios presenta casi 40 réplicas animatrónicas con una cuidada escenografía que pretende reproducir el hábitat de estos gigantes que vivieron en la tierra hace 200 millones de años. Los visitantes podrán descubrir cómo eran, cómo vivían y cómo se movían el velocirráptor, brontosaurio, protocerátops, oviráptor, carnotaurus, allosaurus, tricerátop o tyrannosaurus rex. Según informa la organización, al inicio del recorrido, cada pequeño recibe un cuestionario con pruebas y preguntas que deben completar durante la exposición. Los más atrevidos tienen la oportunidad de subir a lomos de las dos crías de Tiranosaurio Rex. La duración aproximada de la visita es de 45 minutos. Las entradas anticipadas ya están a la venta en ataquilla.com; también se pueden adquirir en la taquilla física los días del evento a un precio de 10 euros los adultos y 8 los niños.

Los menores se divirtieron en los hinchables.

El parque lúdico-deportivo está cubierto por una carpa e incluye 12 tipos de estructuras hinchables: toboganes gigantes, piscinas de bolas, hinchables de escalada y de carreras de obstáculos en unos 2.000 metros cuadrados. Está pensado para todas las edades. Los precios se diferencian en función del tiempo. Para disfrutar 30 minutos: 5 euros la tarifa básica y 4 euros para menores de hasta 6 años, mayores de 65 años y miembros de familias numerosas; las personas con discapacidad y sus acompañantes entran gratis. Para 60 minutos, son 10 euros la tarifa ordinaria y 8 euros para los grupos antes señalados –en este caso, los ciudadanos con discapacidad tienen que pagar 4 euros y sus acompañantes entran gratis–. Para grupos de 10 o más personas, son 9 euros y deben estar 60 minutos.

El alcalde, en la inauguración

“Navidad, luces, atracción y el espectáculo del circo de siempre. Vigo lo reúne todo...y Netflix llegando”. Fue el alcalde, Abel Caballero, el encargado de inaugurar este apéndice que hace engordar la nómina de atractivos de las fiestas navideñas en la ciudad, una lista en la que sobresalen el árbol gigante de Porta do Sol, la esfera de Urzáiz, la noria y el mercadillo de la Alameda, el muñeco de nieve en el cruce de las céntricas calles García Barbón y Pontevedra, la caja de regalo de Gran Vía, o la rampa de nieve emplazada en los jardines Eugenio González de Haz –frente a la Comandancia Naval; ya se ve su estructura, pero todavía no se puede utilizar y no hay fecha prevista para que empiece a funcionar, según informan desde el Concello–.

Te puede interesar:

Las familias, llegadas de diferentes partes de Vigo y del resto de España, aprovecharon el primer sábado del mes de la Navidad –y primer día del puente de la Constitución– para disfrutar del circo, la exposición de dinosaurios y los hinchables, tres motivos más para visitar la urbe con los pequeños de la casa, que también pueden divertirse en las atracciones montadas en la Alameda y en Rosalía de Castro –disponibles desde ayer–, en el tradicional carrusel de Porta do Sol o en las pistas de hielo y karts de Samil.

Y, desde esta tarde, se puede viajar en el Nadal Bus: el autobús turístico que completa recorridos por la ciudad para mostrar las calles más iluminadas y los elementos estrella de la Navidad.