Stellantis necesita conectarse a la alta tensión. Es algo que llevan tiempo reclamando desde la factoría de Balaídos y con el apoyo tanto de la administración local como autonómica. Ayer, como no podía ser de otra forma, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo volvió a la carga con un asunto que resulta vital para el futuro y la competitividad de la empresa.

Durante la reunión mantenida ayer en Santiago, el presidente de la Xunta trasladó a la presidenta del Grupo Red Eléctrica, Beatriz Corredor, la importancia de incluir en la planificación del período 2021-2026 la subestación de Vigo.

En concreto, la Xunta considera “necesario” que el Gobierno central apruebe la excepcionalidad del proyecto de Vigo con el objetivo de mantener la competitividad y acompañar el crecimiento de industrias como Stellantis, que necesita modificar la tensión de la subestación de 110 a 220 kV, una petición que la Administración autonómica ya trasladó a REE durante la fase de propuestas de la planificación.

Desde la factoría de Balaídos llevan años alertando de que las caídas en la tensión eléctrica que se producen cuando hay tormentas, por ejemplo, inciden directamente en su producción y en su competitividad –unos 600 coches menos en 2019 por este motivo– por lo reclaman poder conectarse a la red de muy alta tensión que va por O Porriño. Sin embargo, a fecha de hoy solo existe un compromiso de actuaciones sobre la red actual de 132 kilovoltios (kV) para reducir lo máximo posible los huecos de tensión.