Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comerciantes de A Laxe critican la “dejadez absoluta” de la gerencia

Exterior del centro comercial A Laxe

“Desespero”. Es la palabra que utilizan comerciantes del Centro Comercial A Laxe para mostrar su malestar por la gestión de Óptima Asset Management Ibérica, S.L., la empresa que se encarga de la explotación de los 45.418 metros cuadrados de superficie de la instalación desde el pasado mes de marzo. La Asociación de Comerciantes y Hosteleros Zona Náutico, que representa a más del 60% de los arrendatarios de los locales, alza la voz con el objetivo de manifestar su “total insatisfacción” por la situación de “abandono”. “Es insostenible”, denuncia.

En sendas cartas enviadas al delegado de la Zona Franca de Vigo, David Regades, y a la gerencia, la entidad señala la “total ausencia de actividades de dinamización o inversión en publicidad para estimular la afluencia de público”. “Óptima también ha descuidado por completo aspectos muy relevantes como la iluminación para este período navideño. Supone una muestra más de la evidente y absoluta dejadez en cuanto a la gestión que debe primar en un centro comercial de estas características”, añade.

Cabe destacar que, a mediados del pasado mes de noviembre, Alberto Alonso empezó a ejercer de director del centro comercial de la fachada marítima después de que Daniel Aristondo dejase su cargo tras aceptar una oferta profesional en Barcelona. Uno de sus retos es comandar la ya anunciada transformación de las instalaciones: la gestora prevé invertir 1,2 millones para hacerlas más frescas, diáfanas y sostenibles y renovar su imagen.

Zona Náutico cree que es “indispensable” que la gerencia de A Laxe actúe “decididamente” y solicita “acciones de publicidad, promoción y, sobre todo, actividades de dinamización propias que impidan que el complejo se quede rezagado frente a la creciente competencia”. “Nos preocupa el cumplimiento del pliego de condiciones del concurso: no se ha iniciado ninguna de las obras anunciadas para hacer un lavado de cara al centro comercial”, indica antes de concretar que los arrendatarios llevan “meses” en esta misma situación.

“El Centro Comercial A Laxe necesita un fuerte impulso para no perder pulso comercial, ya que, si no se acometen acciones de dinamización de calado, se verá absolutamente comprometida su viabilidad en un entorno en el que muchos factores –nueva competencia, escenario COVID y avance del comercio online– están afectando negativamente al comercio presencial”, anota la asociación.

Roque Montero, que regenta un local de ropa de hombre y mujer en A Laxe, lamenta que los responsables de Óptima “nunca” se hayan reunido con los comerciantes. “Hasta ahora, ni nos han informado de lo que pretenden hacer. Veo que el interés es cero. No se organizan actividades y no se pone publicidad en los medios. Es triste que te pregunten cómo aguantamos si está siempre vacío el centro comercial”, reflexiona, a la vez que apunta la necesidad de facilitar la entrada de nuevos inquilinos: “Más de la mitad de los locales están vacíos”.

Idéntica opinión muestra María del Carmen López Rodríguez, a la cabeza de un negocio de cuidado de uñas. Demanda que se organicen actividades para que la gente entre al centro comercial y que, más allá de comprar, conozca qué comercios hay. “Lo ideal sería que se preparasen los fines de semana con temática familiar y que haya un programa para que los ciudadanos sepan cuándo venir, que no sean acciones puntuales. En los meses de peor tiempo, es todavía más necesario, ya que apetece más estar en espacios tapados. Lo reclamamos desde hace tiempo”, manifiesta.

Begoña Rodríguez, al frente de un puesto de gofres y creps, señala también la falta de promoción del centro comercial y de actividades los fines de semana para atraer a potenciales clientes. “Estaría bien que las acciones tuvieran carácter familiar. La situación del comercio es mala y, ahora, la competencia es más fuerte”.

Pista de hielo del Náutico

No querían sopa, pero, posiblemente, se tendrán que tomar dos tazas. Y es que los comerciantes del Centro Comercial A Laxe no se beneficiarán este año de la pista de hielo del Náutico, uno de los clásicos atractivos de la Navidad de Vigo. Fuentes del Concello confirmaron a FARO que, “en principio, no va adelante”: “El concurso quedó desierto y el proceso, parado. No hay nada previsto en estos momentos”.

Compartir el artículo

stats