De las cárceles del Chile de Augusto Pinochet a los horrores de Abu Ghraib, Bernarda Espida sufrió en sus carnes marmóreas todos los desmanes contra la justicia y la libertad que sobre el mundo han sido durante las últimas décadas. "Hizo 33 revoluciones y las perdió todas" y vivió su sexualidad de manera intensa y desinhibida, así que su destino no podía ser otro que el de chocar contra los muros de la opresión y del patriarcado. Fue ejecutada y su cadáver quedó abandonado para ser pasto de urracas y cuervos, pero su cuerpo transmutó en piedra.

Y de ese material sacó el escultor Xavier Costa las más de 50 piezas que resumen las peripecias de esta gallega "que sintetiza los sufrimientos de demasiadas mujeres", explica Betty León, comisaria de una exposición que se puede ver en el edificio Redeiras de la Universidade de Vigo. 'Bernarda Espida, as loitas dunha galega universal' se puede visitar hasta el 22 de diciembre de lunes a viernes entre las 10:00 y 14:00 y, además, miércoles y viernes de 17:00 a 20:00. Las visitas son en turnos de una hora y en grupos de un máximo de 30 personas. Para ello hay que solicitar cita previa en https://espazos.webs.uvigo.es/.

Bernarda es una criatura ideada por Xavier Costa, artista gallego residente de Cataluña que a lo largo de los años creó la biografía en piedra de una mujer con el fin de denunciar la "barbarie y la violencia" del último tercio de siglo XX y lo que llevamos de XXI. Costa creó a lo largo de los años una serie de 54 figuras pétreas que enhebran una especie de vida de santa de Bernarda: reflejó desde el momento de su concepción hasta cuando la ejecutan, desde sus experiencias sexuales —solitarias o compartidas—, a la represión infligida por la bota del fascismo en sus varias caras. La muestra se completa con grabados que sirven como una suerte de revista de prensa de sus peripecias.

Laxeiro: "Xavier Costa é o gran compositor que con mans callosas e simples ferramentas nos regala melodías musicais nun pentagrama de pedra"

La exposición, que pasó en años anteriores por la Fundación Torrente Ballester de Santiago o O Vello Cárcere de Lugo, llega al espacio universitario de O Berbés como parte de los actos organizados con motivo del centenario del PCE. Betty León, representante de la comisión de cultura del PCE y catedrática jubilada de la UVigo, ve en Bernarda un símbolo de todas las mujeres que deciden luchar "por una profunda transformación de la sociedad, para eliminar definitivamente las desigualdades entre los sexos". También de aquellos que pelean "por la liberación de la opresión basada en la explotación de la mayoría de la población por parte de unos pocos propietarios de los medios de producción".

A Xavier Costa, no muy conocido en el panorama artístico gallego, quizás por su pronta marcha a Cataluña, lo definió en su día Laxeiro como "o gran compositor que con mans callosas e simples ferramentas nos regala melodías musicais nun pentagrama de pedra". En la serie de Bernarda Espida, que con sus formas contundentes y voluptuosas remite a las Venus paleolíticas, profundiza en la senda abierta por la vanguardia histórica. "Solo hace mujeres, mujeres sensuales, mujeres hermosas en su inmensa humanidad aunque no cumplan con los cánones mercantilistas que nos quieren imponer", destaca Betty León.