Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las primarias del PP de Vigo se enfangan entre acusaciones de trampas e irregularidades

Acto del candidato Javier Guerra con militantes ayer en Vigo.

La carrera para encabezar el PP de Vigo definitivamente se ha enfangado hasta unos límites que eran impensables hasta hace unas semanas, cuando desde el partido se insistía en la necesidad de unidad para recuperar fuerza en la ciudad. Pero el enfrentamiento entre las candidaturas de Javier Guerra y Marta Fernández-Tapias es ya más que visible. Especialmente después de que el comité organizador del congreso haya emitido una resolución en la que denuncian afiliaciones “irregulares” en las últimas semanas, muchas de ellas (unas 19) en las que la cuenta de la domiciliación bancaria pertenecería a Javier Guerra.

En total son cuarenta las solicitudes de afiliación que el partido considera irregulares y que por tanto se han denegado “para evitar que se produzcan pagos masivos, más aún en momentos pre-congresuales”. El documento del comité organizador del congreso local es muy duro y habla de la necesidad de “eliminar posibles conductas contrarias a la cultura de cumplimiento del partido”. “Los hechos previstos descritos obligan a extremar la prudencia y la vigilancia en los casos en los que se permita abonar cuotas de afiliación impagadas”, apunta el comité.

El propio partido, no obstante, recuerda que solo se permitirá la participación en el congreso y por tanto votar a uno u otro candidato a las personas afiliadas con anterioridad al 20 de julio de este año. Y ese es precisamente el principal argumento de la candidatura de Javier Guerra a la hora de valorar la resolución del comité. “Habla de unos afiliados que se han inscrito en el partido en las últimas semanas y por tanto no podrán votar y no tendrán ninguna influencia en el congreso. Ha sido una jugada sucia, y demuestra que el comité organizador se posiciona a favor de una parte en lugar de ser completamente objetivo. No ha existido mala fe en estos afiliados simplemente porque no pueden votar. Las normas del partido permiten afiliar a los simpatizantes cuando ellos quieran. Y además en estos casos de los que se habla no van a poder influir en el Congreso porque lo hicieron tras el 20 de julio. Si consideran que son irregulares, entonces nosotros pediremos que revisen todas las afiliaciones que se han hecho desde inicios de año. Si quieren un congreso limpio, que se dejen de intentar perjudicar a una de las partes”, justifica Javier Guerra.

Las reacciones a la información difundida ayer por el comité también llegaron desde la otra candidata, Marta Fernández-Tapias. “Los militantes se merecen un congreso limpio y sin trampas”, espetó la candidata y actual delegada de la Xunta en Vigo. “El congreso se gana convenciendo a la gente de un proyecto, en mi caso hablando de ilusión y de cambio en Vigo, pero nunca con juego sucio”, defendió, añadiendo que “las maniobras en la sombra no van ni con mi manera de entender la vida ni de entender la política”.

Alfonso Rueda, presidente del PP provincial, también quiso mostrar ayer su opinión. “Yo pediría, que seguro es lo que desea todo el mundo, que haya un congreso con la máxima transparencia, un congreso con la máxima limpieza y centrado en lo que se busca: que las personas que se presenten como candidatos expongan lo que quieren hacer, y el día 18 que la militancia decida quién tiene que dirigir el partido en los próximos años en Vigo”, proclamó. Cuestionado acerca de si esas irregularidades invalidarían a Javier Guerra como aspirante a liderar a los populares vigueses, el mandatario provincial señaló que esa no es su decisión, y que su papel en este contexto ha sido el de remitir el comunicado de la Secretaría de Organización al Comité que prepara el cónclave local.

Por otro lado, el exconselleiro y actual senador Javier Guerra ve “irregularidades en el proceso”, que está organizado por un comité organizador desde la dirección provincial del partido ya que el PP local está dirigido por una gestora desde la dimisión de Elena Muñoz tras las elecciones municipales de 2019. Concretamente se refiere al hecho de que este comité ha abierto un plazo de apenas unas horas, hasta mañana a las 20.00, para que los militantes se pongan al día en sus cuotas para poder votar en lugar de los quince días habituales. “Si hay irregularidades, que hablen de esto. Que tengan claro que habrá militantes que presentarán un recurso”, apunta Guerra.

Entre la militancia se considera a Marta Fernández-Tapias como la candidata mejor vista por el PP provincial para intentar hacerse con la presidencia del partido en Vigo (teniendo además el apoyo de históricos de la formación como Chema Figueroa o el exalcalde Manuel Pérez), mientras que a nivel local Javier Guerra, vicepresidente de la gestora, cuenta con el respaldo de la mayoría de los cargos del Partido Popular de la ciudad, de los concejales del grupo municipal, la senadora Elena Muñoz y el diputado Diego Gago, entre otros.

Este contexto es imprescindible para entender los distintos movimientos de las candidaturas. Por ejemplo, tras destapar el asunto de los nuevos afiliados (que hay que recordar que no pueden votar en el congreso), desde la candidatura de Javier Guerra se envió un comunicado con la siguiente pregunta: “¿No puede dar la sensación de que hay personas que, desde fuera de Vigo, tienen miedo a los votos de los afiliados vigueses y quieren ganar en los despachos lo que saben que no pueden ganar en olas urnas?”. Y tienen clara su respuesta: “No nos van a amedrentar con este tipo de acusaciones y no vamos a perder la lealtad al partido. No tenemos nada que esconder y los hechos se califican por sí solos”.

Habrá que estar atentos a los movimientos de los próximos días y, sobre todo, cómo responde la militancia a las acusaciones de irregularidades de ambos candidatos.

Compartir el artículo

stats