Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Ofensiva del Concello para adecentar parcelas abandonadas de Vigo

Una de las parcelas adecentadas por el Concello. Fdv

A lo largo de los últimos años Vigo ha logrado regenerar su casco histórico en tiempo récord e incluso ha arrancado la cuenta atrás para recuperar puntos abandonados, como Barrio do Cura, parte de Beiramar, La Panificadora o Cordelerías Mar, ya en obras. Con todo –y pese a a esa peculiar “reconquista”– sigue perlada de parcelas abandonadas en las que campa la maleza y se acumula la basura. Ocurre en las parroquias y ocurre, igualmente, en pleno corazón urbano. Con el fin de atajar el problema y adecentar al menos las fincas más deterioradas e “insalubres”, el Concello ha arrancado a lo largo de las últimas semanas una campaña para limpiar alrededor de una treintena de parcelas. En las 14 primeras intervino ya a principios de noviembre. Los trabajos sumarán una inversión global de unos 18.000 euros.

Entre la primera tanda hay fincas repartidas por Pizarro, Travesía de Guixar, Camiño Real, Rorís, Baixada Orxa, Subida Ánimas, Santa Cristina, Ramón Nieto, Camiño Pedra Branca, Cesáreo Vázquez y Camiño Fonte. Su superficie ronda, en conjunto, los 10.756 metros cuadrados (m2). Los técnicos municipales acceden a las parcelas por dos razones: porque sus dueños están ilocalizables o, directamente, porque carecen de los medios necesarios para mantener limpios los terrenos. A modo de ejemplo, el Concello cita el caso de un propietario ingresado desde hace años y que tiene como única fuente de recursos una ayuda del Estado.

No es el único caso concreto que cita el Ayuntamiento. En la lista de los operarios municipales está, por ejemplo, una de las parcelas situadas en el entorno de Praza de España. Como sus datos no están actualizados en el Catastro, el Concello se encarga de “adecentarla” todos los años. “En el momento que se localiza al dueño por la venta o traspaso de dicha propiedad, se repercute el gasto de las limpiezas”, detallan desde Praza do Rei.

La limpieza de parcelas descuidadas no es la única medida activada por el Concello para eliminar o al menos controlar los espacios “insalubres” que se reparten a lo largo y ancho del casco urbano. El Gobierno local activó hace años un programa de Edificación Forzosa para recuperar, precisamente, solares deteriorados. A diferencia de la campaña para la limpieza de fincas, su objetivo no es sin embargo eliminar basura y maleza, sino incentivar el desarrollo urbanístico.

Su mecánica es relativamente sencilla: el Concello localiza parcelas en malas condiciones, se dirige a sus dueños para interesarse por sus planes para sacarlas del abandono y, en el caso de que la respuesta sea negativa, las propiedades salen a una subasta abierta a promotores o particulares interesados en edificar.

En Vigo, el Concello puso en marcha el engranaje en 2018 –la herramienta está regulada por la Lei do Solo– con un listado inicial de una treintena de terrenos. A principios de 2021 sus técnicos calculaban que se habían “reactivado” ya alrededor de veinte. Parte se reparten por el Casco Vello, quizás el punto de Vigo que ha experimentado la mayor ola de rehabilitaciones de los últimos años gracias al empuje del Consorcio.

Otra de las iniciativas activadas por el Ayuntamiento con una filosofía similar, pero un enfoque ligeramente distinto, es la de reconvertir terrenos sin uso del barrio antiguo en plazas públicas. El objetivo pasa en ese caso por aprovecharlos únicamente de forma temporal y provisional –mientras no se desatasca su desarrollo inmobiliario– para destinarlos al disfrute público y abierto. Hace dos años el Ayuntamiento estudiaba arrancar el programa con una propiedad municipal situada en la calle Perigos, en pleno corazón del Casco Vello.

Compartir el artículo

stats