Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vivienda nueva dispara su precio y pasa por primera vez en una década de 2.000 euros/m2

Obras de construcción de una promoción de viviendas de obra nueva en la calle Jacinto Benavente de Vigo Ricardo Grobas

Hace ahora justo seis años Vigo recibía diciembre con su urbanismo removido y temblando. Contra todo pronóstico y para asombro –y desesperación– del sector inmobiliario, el Tribunal Supremo decidía anular el PXOM de 2008, lo que en la práctica supuso retomar la planificación municipal previa, del 93,y obligó a Concello y Xunta a buscar fórmulas para salvaguardar los proyectos estratégicos de la ciudad.

Su coste se elevó un 38% en cuatro años impulsado por la demanda e iguala casi al de Valencia | El “bum” de promociones deja su huella en el sector: casi el 20% de las tasaciones son de inmuebles con menos de un lustro

Entre todos los agentes que entonces acusaron el mazazo del Supremo, los más afectados fueron quizás las promotoras y constructoras. Con la pesadilla aún reciente de la crisis del ladrillo, el gremio veía cómo su recuperación se embarraba en la principal urbe gallega. El escenario para las promociones residenciales, de hecho, no cambiaría gran cosa hasta septiembre de 2019, cuando el Concello dio luz verde al Instrumento de Ordenación Provisional (IOP) y desbloqueó 23 millones de metros cuadrados (m2).

De aquellos polvos vienen los lodos que afronta ahora el mercado residencial de Vigo. La relativa escasez de vivienda nueva –en el conjunto de la provincia el Gobierno central registraba hace un año 7.400, lejos de las 10.800 de 2012–, combinada con la alta demanda y el encarecimiento de alquileres, ha derivado en una escalada de los precios de las propiedades. En especial las más recientes, levantadas hace menos de cinco años.

  • La escalada de los alquileres en Vigo iguala e incluso supera ya el coste de las hipotecas

Según el informe elaborado por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana con datos del tercer trimestre de 2021, el metro cuadrado de las viviendas con hasta cinco años de antigüedad cuesta en Vigo, de media, 2.008 euros. El dato es llamativo por varias razones. La principal, porque demuestra que el sector mantiene su tendencia al alza en los precios. Si se toma como referencia el trimestre anterior –de abril a junio–, el aumento es del 8,5%; y si se extiende la comparativa al mismo período de 2020, se sitúa en el 7,5%. En 2018 por cada metro cuadrado de vivienda nueva –con menos de seis años– se pedían 1.453 euros, un 38% menos que a día de hoy.

Show more

El segundo motivo por el que destaca el último dato del Gobierno es de carácter más simbólico. Hacía una década que el metro cuadrado no pasaba en Vigo de la barrera de los 2.000 euros. Para encontrar la última vez que el suelo residencial más reciente cruzó esa barrera hay que remontarse, de hecho, al primer trimestre de 2011, cuando el Gobierno fijaba el m2 en 2.046.

  • La escasez de viviendas disponibles y la subida de la demanda dispara el precio del alquiler
    Hay inmobiliarias con lista de espera | Los principales clientes son profesores y jóvenes foráneos que cursan ciclos o personas recién separadas

Con el valor actual, un apartamento de 90 metros cuadrados costaría 180.720 euros frente a los 130.842 de hace cuatro años. El valor es solo una media, por supuesto. A mayores del tamaño, en el precio de venta final de una vivienda influyen en gran medida cuestiones como dónde se ubica el edificio, sus servicios y los extras.

Las residencias con más de cinco años se encarecieron un 20% desde 2016

A pesar de la escalada, Vigo está lejos, en cualquier caso, de ser una de las ciudades más caras. En A Coruña, por ejemplo, el metro cuadrado de las viviendas con menos de cinco años se paga, de media, 267,7 euros más caro que en Vigo. Entre los veinte municipios más poblados de España, ocuparía el puesto octavo, solo por delante de Zaragoza, Murcia, Las Palmas, Córdoba, Valladolid, Gijón y Elche. El precio de Vigo es muy similar al de Valencia, donde cada m2 de los apartamentos más modernos se paga, de media, a 2.022 euros.

Prueba de la elevada demanda que registra Vigo es que a lo largo de los últimos años han desembarcado en la ciudad promotoras con proyectos que suman, en conjunto, centenares de apartamentos. Avantespacia, por ejemplo, está desarrollando en paralelo tres grandes bloques: en Jacinto Benavente (Cordelerías Mar), Tomás Alonso y Marqués de Valladares. En total, inyectarán 256 viviendas al mercado local. Otra gran actuación es la de Barrio do Cura, que aglutinará otras 265. Viqueira, firma con sede en Vigo, desarrolla otras 130 en Parque San Roque; y el fondo Seagull se ha embarcado igualmente en varias promociones repartidas por el casco urbano, incluida una de las últimas y más céntricas: la rehabilitación de un edificio de Jenaro de la Fuente situado en Rosalía de Castro. La lista suma y sigue con Aedas, Gescomar o Árqura, entre otras.

  • Inyección de vivienda de alto "standing" en Marqués de Valladares

De las 623 tasaciones registradas por el Gobierno a lo largo del tercer trimestre del año, cerca del 20% (102) fueron, de hecho, de propiedades con menos de seis años. Pueden parecer pocas, pero en 2018 no representaban siquiera al 7%.

No solo se encarecen los apartamentos nuevos. Los más antiguos han visto igualmente cómo su coste aumentaba con el paso de los años, aunque con valores inferiores y a un ritmo más pausado. A día de hoy el metro cuadrado de las viviendas con más de cinco años se cotiza a 1.577 euros, su valor más alto desde 2012 y un 17% por encima de 2017. Detrás del alza de precios hay una demanda animada también, en buena medida, por el encarecimiento de los alquileres.

Compartir el artículo

stats