Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra da un paso al frente para presidir el PP de Vigo: esta es su propuesta

Javier Guerra, ayer, en el centro, arropado por militantes del PP durante la presentación de su candidatura para presidir el partido. Alba Villar

La carrera por la presidencia del PP es ya, oficialmente, cosa de dos. Si hace una semana era Marta Fernández-Tapias quien lanzaba su candidatura para hacerse con las riendas del partido, ayer daba el paso Javier Guerra. En A Laxe, arropado por decenas de militantes, entre ellos algunos de los referentes más conocidos del PP local, el senador y exconselleiro presentó su receta para dirigir la formación olívica: unidad, participación y, sobre todo, tablas. “Una candidatura es una cuestión de experiencia, conocimiento y equipo. Y después de 39 años de afiliado un poco de experiencia tengo, un poco de conocimiento también; y, como tengo también equipo, creo que esta es la suma más adecuada para recuperar la Alcaldía”, reivindicó Guerra.

Otra de las claves de su mensaje fue la de su apuesta por un PP participativo, abierto a sus afiliados y con una estructura de “mesa redonda, sin cabeceras”. De hecho, se comprometió a que, si su lista gana el congreso del 18 de diciembre, convocará una convención “para que todos puedan opinar y formar parte del futuro de la ciudad”. “Tenemos que hacer un partido más abierto y participativo”, zanjó.

“Queremos una estructura más plana, redonda, en la que nadie es más que nadie”, incidió Guerra como colofón a un discurso en clave interna, de partido; pero muy marcado también por la cita que la ciudad tiene con las urnas en 2023. Sin dar nombres, el popular reivindicó su propuesta frente a la “megalomanía” de quien “solo se vende a sí mismo”, e insistió: “Queremos que Vigo no se olvide de sus orígenes, que fortalezca sus estructuras básicas. No tiene que estar en una esquina. Llevamos tiempo perdiendo infraestructuras”. Su objetivo, recalcó, es que la urbe se convierta “en el centro de la Eurorregión” .

Por primera vez desde que hace ya un mes dejó entrever sus planes de pugnar por la presidencia del PP, Guerra fue incluso más allá y –a preguntas de los periodistas– reconoció abiertamente su “intención” de optar a la alcaldía si recibe el aval de sus compañeros de partido. “Son momentos diferentes y los candidatos son nombrados por instituciones superiores; pero por lo menos el interés y la intención sí que están”, concedió. No es el primero en poner las cartas sobre la mesa. Apenas 48 horas antes, su rival en la pugna por liderar el PP de Vigo, Marta Fernández Tapias, admitía también su deseo de ser aspirante a la Alcaldía en 2023 con el respaldo de los militantes.

En clave más interna, de partido, el senador reivindicó que “Vigo debe tener una voz propia” y recalcó que “el futuro de la ciudad debe estar en nuestras manos”. “No estamos aquí contra nadie, ni para atacar a nadie. Estamos aquí para servir a Vigo y lo haremos si tenemos un partido fuerte, cohesionado. Para todos nosotros Vigo es lo primero”.

Gran parte del acento lo puso en el ejercicio de “unidad” que representa su lista, en la que se han integrado los cuatro ediles del PP en la Corporación, la excandidata a la alcaldía Elena Muñoz y el diputado Diego Gago, entre otros rostros visibles del PP, como el exdelegado de Zona Franca Pablo Egerique o varios exconcejales: Antonio Coello, Alexia Alonso, José Luis Álvarez, Carlos Comesaña, Marisol Polo, Carlota Muñoz y Julio Alonso. Hasta A Laxe se acercaron también Ramón Díaz, Sagrario Franco, Manuel Couto, Javiar Dorado o Eduardo Varela. Desde el entorno de Rueda –quien recordó a su padre y a Carlos Mantilla– explican que recibió también el apoyo de Juan Corral.

Nos decíais que buscásemos la unidad. Por eso hoy estamos aquí personas con sensibilidades diferentes. Hemos dejado de mirar por el espejo retrovisor. No podemos recuperar la alcaldía a través del individualismo, sino en equipo”, anotó. La presentación de su candidatura marca un hito en el calendario convocado por la comisión del PP, que contempla que las listas se oficialicen en una semana.

Más allá del congreso del 18, Guerra abogó por el fair play. “Esto no va de unos contra otros, va de sumar”, reivindicó tras apuntar que, en caso de no resultar elegido, espera que Fernández-Tapias “integre” en su equipo a “cargos que hacen un trabajo importante”. Si es él quien gana avanza que hará “todo lo posible por tener un partido unido”. Sobre la polémica de quiénes podrán votar, abogó por un congreso “lo más participativo posible”.

Compartir el artículo

stats