Funcionarios y personal del Registro Civil de Vigo llevan meses haciendo ruido con el objetivo de cambiar la futura ubicación que la Xunta tiene para ellos con motivo de la mudanza judicial a su nueva sede en el antiguo Xeral. Sus pretensiones pasan por acompañar a todos los juzgados y demás departamentos a las dependencias de la Ciudad de la Justicia, si bien la consellería optó por que ocupen el edificio el Casco Vello que deja el Servicio Común de Notificaciones y Embargos.

Su rechazo a este nuevo emplazamiento motivó que desde el sindicato judicial SPJ-USO se trasladase una reclamación ante la Valedora do Pobo. Tras escuchar sus alegatos, la institución solicitó a Xustiza un dictamen sobre esta situación. Recibida y estudiada por la valedora María Dolores Fernández Valiño, en la que la Xunta afirma que “el proyecto de la Ciudad de la Justicia nunca previó un espacio para el Registro Civil”, se ha determinado que con la información obrante “no es posible haber una valoración definitiva” de la queja, por lo que insta a la consellería a entregar con “urgencia” información sobre los extremos aún en aclaración. Esto sería, si la Xunta está o ha realizado un informe técnico sobre la accesibilidad en el edificio que ocupa actualmente el Servicio Común de Notificaciones y Embargos, en la zona antigua de la ciudad.