Fruto de la colaboración con la Sociedad Filarmónica de Vigo, la Real Filharmonía de Galicia regresó ayer al Teatro Afundación bajo la batuta de su director titular y artístico, Paul Daniel. La formación y el público vigués se reencontraron con el pianista Josu De Solaun, que hizo las delicias de los presentes al interpretar el Concierto para Piano número 2 de Serguéi Prokófiev, quien desbordó las posibilidades sonoras del instrumento.