Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Homenaje vigués al 150 aniversario de las Salesianas

Estudiantes, profesores y familiares, ayer en el homenaje realizado en el patio del colegio. Alba Villar

El actual no es un curso más para el colegio Don Bosco Salesianas de Vigo. Y es que celebran el 150 aniversario de la fundación de las hijas de María Auxiliadora, las conocidas como Salesianas. “Estamos felices de poder compartir este momento tan especial en el que recordamos a nuestros fundadores”, apuntan desde el centro educativo. Las celebraciones comenzaron concretamente ayer por la mañana en el propio colegio, con un momento festivo donde los alumnos escenificaron los inicios de aquella historia. ¿Y cómo comenzó todo? Pues un 5 de agosto de 1872 en el que once jóvenes valientes y generosas, junto a María Mazzarello, emprendieron la aventura de ser el “monumento vivo” a María Auxiliadora, como las quiso denominar Don Bosco. De ahí su nombre, hijas de María Auxiliadora, que se definen como una familia religiosa nacida del corazón de San Juan Bosco y de la fidelidad creativa de Santa María Mazzarello.

En Mornese, en las colinas de Monferrato, la joven María Dominga Mazzarello animaba a un grupo de jóvenes mujeres con la finalidad de enseñarles un oficio, pero sobre todo con el compromiso de orientarlas ala vida cristiana. La madre Mazzarello contó con la ayuda de Don Bosco, que se encontraba en Turín ayudando a muchachos a salir de la pobreza.

Así pues, la primera comunidad de Salesianas inicia su vida y su misión en el colegio de Mornese. A pesar de las dificultades propias de todo comienzo, como la falta de recursos, el ambiente de familia que se crea en la casa hace crecer rápidamente el número de chicas, de educadoras y de Salesianas. Pronto se abren nuevas comunidades también fuera de Italia y, a cinco años de su fundación, marcha la primera expedición misionera para Uruguay, y poco a poco se fueron extendiendo por toda América, Asia, Australia y en el 1893 llegaron a África.

Las Hijas de María Auxiliadora, que hoy son más de 11.000, están presentes en 97 naciones de los cinco continentes, en una gran pluralidad de ambientes educativos con una especial atención a las niñas, chicas y mujeres. Funcionan como una gran red educativa, comunicativa y evangelizadora desde las realidades locales, nacionales y mundiales, haciendo visible la misión carismática salesiana, a través de escuelas de todo tipo, plataformas sociales, centros de formación profesional y universitaria, ONG, oratorios o centros juveniles. A la ciudad olívica la comunidad llegó en 1972, primero dirigiendo dos guarderías de la entonces Caja de Ahorros y, a partir de 1991, con el colegio Don Bosco.

"Una mujer audaz"

“Haremos memoria, mirando al futuro con una enorme esperanza, pues el carisma sigue vivo y creciendo en cada miembro de esta gran familia que comparte vida y misión en el variado campo que el Señor ofrece a la congregación para caminar al lado de los y las jóvenes de hoy como lo hizo ella, la primera, María Mazzarello. Una mujer audaz, entusiasta, generosa, humilde, responsable, amable, que sigue presente en nuestras vidas para seguir evangelizando y demostrando entre los jóvenes el triunfo de los valores cristianos”, destacan desde el centro educativo vigués, que está viviendo un curso académico histórico por su gran simbolismo.

Compartir el artículo

stats