Incógnita resuelta. La carrera para presidir el PP de Vigo será, como mínimo y salvo sorpresa de última hora, cosa de dos. Si el domingo era Marta Fernández-Tapias quien daba un paso al frente y oficializaba su candidatura para hacerse con las riendas del partido; el sábado será el turno de Javier Guerra, en el "disparadero" electoral desde hace un mes sin que, hasta hoy mismo, hubiese ratificado de forma clara y directa su intención de optar a la presidencia. Desde su entorno confirman que el senador y exconselleiro dará el paso esta misma semana: el sábado por la mañana, en las escalinata de A Laxe, frente al Bahía. No muy lejos del lugar escogido por Fernández-Tapias para lanzar su lista, Guerra concretará su propuesta y apoyos.

La presentación de su candidatura llega en un escenario marcado por la polémica y con un debate clave sobre la mesa: quiénes y cuántos afiliados podrán votar en el congreso local, programado para el 18 de diciembre. Hace unos días Guerra animaba a los militantes a ponerse al día con sus cuotas para revalidar su derecho a participar en la asamblea. Poco después el comité organizador designado por el PP advertía, sin embargo, que solo podrán emitir papeletas aquellos afiliados que estuviesen al corriente con el partido el 20 de julio. Aunque pueda parecer un pormenor técnico, la cuestión es de calado. De los alrededor de 5.000 afiliados del PP de Vigo, solo el 15 o 20% estarían al corriente con sus cuotas de forma permanente.

Ayer mismo militantes afines a Javier Guerra advertían al comité organizador que restringir el número de votantes "vulnera las normas estatutarias" y amenazaban incluso con impugnar la convocatoria si se mantienen las exigencias. "Una interpretación sobre las normas no es, en ningún caso, competencia de un comité organizador de un congreso más allá de las que se refieren a la propia organización y funcionamiento", argumentan los socios críticos, y envían un mensaje claro al aparato del partido: en caso de que el órgano "pretenda hacer interpretaciones que contravienen normas superiores” procederán a “tomar las medidas pertinentes y exigirán responsabilidades”.