El pasado domingo de madrugada varios conductores alertaron al 112 Galicia de la presencia de un kamikaze que circulaba en sentido contrario por la AP-9, entre Pontevedra y Vigo, y que fue visto, al menos, en el puente de Rande y a la altura de Vilaboa. Uno de esos usuarios consiguió grabar al infractor.

"Tenían que meter preso a ese loco; ¡iba, más o menos, a 150 kilómetros por hora!", declaró a FARO la persona con la que se cruzó el conductor temerario, y cuya vida, como la de los otros usuarios que coincidieron con él, corrió un grave peligro en ese momento. Las imágenes que captó este testigo ocurrieron en pleno puente de Rande, pasadas las 6 de la madrugada del 14 de noviembre. El hombre se dirigía a Vigo, y reaccionó dando un bocinazo, para enseguida avisar a la Guardia Civil y al 112, a los que, posteriormente, proporcionaría las imágenes.

Consiguió llegar a su casa, aún con el susto en el cuerpo, por la peligrosa imprudencia de este kamikaze que circulaba en la parte izquierda del doble carril del viaducto, a gran velocidad y en sentido contrario.

Esa fue la primera alerta que recibió 112 Galicia -sobre las 6,07 horas-. Despúes llegarían más llamadas semejantes por parte de otros particulares que habían observado al conductor en la autopista, a la altura de la parroquia de Figueirido, en Vilaboa.

De momento, no ha habido noticias sobre dicho vehículo, ni de su conductor.