Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asemi cifra en 58.500 las viviendas que la ciudad precisará en los próximos 10 años

La promoción de Inveravante en Jacinto Benavente alumbrará más de 150 viviendas Marta G. Brea

Hacen falta muchas viviendas en Vigo, sí, pero cuántas. La Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) y la Asociación de Empresas Inmobiliarias de Vigo (Asemi) le ponen cifras a esta situación que amenaza con ser endémica en la ciudad. En un informe elaborado que da a conocer ahora, concreta que, para cubrir la demanda de los próximos 10 años, se precisan 45.000 viviendas libres –ya sean nuevas o usadas– y 12.000 de protección oficial. A mayores, la urbe olívica necesita 1.500 de protección pública en régimen de arrendamiento que deberían constituir el parque público de viviendas sociales en alquiler. En total, suman 58.500.

Calcula que harán falta 45.000 libres, 12.000 de protección oficial y 1.500 de un parque público en alquiler | “El mercado se encamina hacia el modelo de cooperativa”, avanza

En el documento, se indica que un 60% de los ciudadanos de Vigo tienen posibilidad actualmente de adquirir una vivienda –ya sea con ahorros o financiación–, mientras que más del 30% únicamente pueden optar al alquiler. Más de un 7% necesitan recurrir a las viviendas públicas de protección oficial en arrendamiento debido a la falta de recursos. Para este último colectivo, el presidente de Fegein y Asemi, Benito Iglesias, recuerda que ya ha solicitado que, con las viviendas ejecutadas de la Sareb, se dé vida a un parque social capaz de dar respuesta a estas personas. Para contextualizar, detalla que los ingresos medios por persona en la ciudad más poblada de la comunidad gallega son de 1.050 euros al mes, mientras que los de la unidad familiar ascienden a 2.500 euros.

MÁS CIFRAS

1-Un 60% puede adquirir un piso

Un 60% de ciudadanos de Vigo tienen posibilidad actualmente de adquirir una vivienda –ya sea con ahorros o financiación–.

2-El nuevo Plan Xeral contempla 51.400

El nuevo PXOM prevé la construcción de 51.400 viviendas en los próximos tres lustros desde su aprobación definitiva.

3-Se prevé que el precio suba un 10%

La vivienda podría encarecerse un 10% en el primer semestre de 2022 por la crisis de materiales, entre otros factores.


El Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) de Vigo, aprobado de manera inicial a finales del pasado mes de agosto y en exposición pública hasta el 18 enero de 2022, contempla la construcción de 51.400 viviendas –desde su entrada en vigor y en 15 años–, de las que 14.500 serían de protección oficial. Es la hoja de ruta que establece este instrumento para los próximos tres lustros. Su validación definitiva se espera en 2023, año de elecciones municipales, hecho que, en palabras de Benito Iglesias, podría retrasar la aprobación del documento, que depende del OK de la Xunta de Galicia.

“Posiblemente, haya que esperar a finales del año 2023 o 2024. ¿Y qué hacemos hasta ese momento cuando no hay prácticamente suelo finalista? Es la razón por la que las promotoras rehabilitan o hacen pequeñas obras"

decoration

Benito Iglesias apunta que el nuevo Plan Xeral “daría cobijo a las necesidades reales si no fuera porque los suelos urbanos consolidados por el Instrumento de Ordenación Provisional pasan a ser urbanos no consolidados o se ubican dentro de grandes ámbitos urbanizables, con la correspondiente disminución de la edificación”. “También hay que tener en cuenta que los ámbitos de desarrollo son muy grandes, la mayoría, de difícil ejecución por lo complejo de su gestión, así como el aumento de las cargas de suelos adscritos en otros ámbitos y la sustancial reducción del coeficiente de edificación. Si a eso le sumamos una desproporcionada burocracia urbanística y una ralentización en el trámite de licencias difícilmente entendible y justificable, nos encontramos con un difícil escenario urbanístico”, apostilla.

Benito Iglesias vaticina “tiempos muy complejos” en el sector por más motivos. A la falta de viviendas, se añaden el retraso en la entrega de pisos y casas nuevas –de dos o tres meses, según la Asociación de Constructores de Pontevedra (ACP)– y su encarecimiento –podría ser del 10% en el primer semestre del próximo año, según Fegein/Asemi–, escenarios motivados por la escasez de personal –un problema crónico de este gremio–, el aumento de los precios y el desabastecimiento de materiales, y el aumento de los costes del transporte, del tráfico de contenedores y de la energía.

Obras de construcción de un edificio en la calle San Gregorio Marta G. Brea

“La actual falta de mano de obra y la escalada de los costes de construcción hacen que el mercado de la vivienda se encamine hacia el modelo de cooperativa. Ahora, es el momento de apostar firmemente por la vivienda libre y de protección oficial en colaboración público-privada con el objetivo de equiparar los precios a los ingresos reales de las unidades familiares. Nuestra mano tendida desde Asemi y Fegein para ayudar, consensuar y colaborar”, manifiesta Benito Iglesias.

Menos peso de la propiedad

Los últimos datos del Instituto Galego de Estatística (IGE), con cifras de 2020, muestran que el 26,4% de los hogares de Vigo residen en casas alquiladas. Siguen siendo muchos menos que el 73,5% que lo hacen en inmuebles registrados a su nombre –con o sin hipoteca–, pero la tendencia de los últimos años muestra un peso creciente del alquiler. Hace un lustro, en 2015, los hogares que residían en viviendas alquiladas de la urbe olívica representaban poco más del 19% del total. En 2010, el 17%.

  • El alquiler de viviendas escala pese al alza de precios: el 26% de los hogares ya pagan renta

Previsión de compraventa

Benito Iglesias concreta que la previsión de compraventa de viviendas nuevas y usadas en Vigo a lo largo de este 2021 es de unas 3.000, “cifra que, seguramente, se supere” con el impulso de los últimos meses del año. “Operaciones que estaban pendientes se están cerrando rápidamente”, indica. La razón: los inversores apresuran sus compras porque hay una cuenta atrás que apremia a efectuar estas operaciones. A partir del 1 de enero, los compradores podrían pagar hasta 10.000 euros más en impuestos asociados a la adquisición de un piso usado: el alza de la base imponible en toda España oscilará entre un 10% y un 15%, según estima Rubén Rúa, coordinador del Grupo de Expertos de Catastro y Haciendas Locales de la Asociación Española de Asesores Fiscales.

La ciudad olívica será una de las peores paradas de la aplicación de esta norma, ya que sus valores catastrales están fijados en 1987 –de los más antiguos de España–, por lo que el incremento del importe de la referencia catastral será mayor en comparación con otras urbes. Más allá de la homogeneización, otro de los problemas derivados de esta modificación es la falta de métodos de corrección que permitan individualizar la valoración para cada inmueble. En 2022, la medida no afectará a aquellos que no estén sujetos a compraventa.

Compartir el artículo

stats