Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ocio nocturno denuncia el intrusismo de algunos bares

Colas a la entrada de locales de ocio nocturno en la zona de Churruca.

El sector del ocio nocturno no acaba de recuperar la normalidad, ni nueva ni vieja. Con horarios de cierre aún limitados y la obligación de registrar a los clientes y pedirles la certificación sanitaria, alertan ahora de la proliferación de bares que sin licencia de pub están ejerciendo como tal. “Desde luego que hay más intrusismo ahora que antes del COVID”, explica Carlos Rodríguez, presidente de Apemer, la Asociación Provincial de Establecimientos Musicales y Espectáculos Reglados.

Rodríguez detalla que cada vez hay más cafeterías o restaurantes que ponen un DJ o un grupo de música hasta altas horas de la madrugada, y todo ello sin certificado sanitario, algo que sí se le exige al sector de la noche. “Nos llegan por la puerta grupos que vienen de otros sitios donde dicen que no les pidieron los certificados y se sorprenden porque nosotros se los pedimos”, explica el empresario hostelero, propietario del Cuarenta, entre otros locales de la noche viguesa.

“Música puede poner cualquiera, desde un café bar a un centro comercial”, puntualiza Rubén Pérez, presidente de la asociación de hosteleros Zona Náutico y miembro también de la ejecutiva de la federación provincial. “Desde la Federación lo que siempre vamos a defender es la legalidad”, asegura.

Pero más allá de este intrusismo en la noche, los hosteleros están preocupados y mucho por la proliferación del botellón, que cada fin de semana parece que va a más con las consecuencias sanitarias que puede suponer. “No nos pueden decir que hay que cerrar las terrazas a las 12 porque molestan a los vecinos y luego cada semana se concentran miles de chavales en la calle y parece que no pasa nada”, lamenta César Ballesteros, presidente de la Federación provincial de Hosteleros. “Vamos a insistirle al Concello porque no tiene sentido que tengamos que levantar a los clientes de las terrazas a las 12”, indica Ballesteros.

Ultimátum a la Xunta

La federación pontevedresa –junto con sus homólogas gallegas– ya ha solicitado una nueva reunión con la Xunta para solicitar que se eliminen de “una vez por todas” todas las restricciones a la hostelería, que suponen un agravio comparativo con otros sectores. Según explica Ballesteros, se les está empezando a agotar la paciencia, porque ya no hay justificación sanitaria para limitar sus horarios. “Les vamos a dar una semana por si se tiene que reunir el comité clínico para que levanten las restricciones y si no, tendremos que recurrir a la justicia, como ya hemos hecho en otras ocasiones, para poder trabajar con normalidad”, indica.

Ballesteros explica que el sector no entiende que se permitan recuperar los aforos al 100%, pero no los horarios: “Estamos viendo imágenes de gente en la discoteca Pelícano sin mascarilla y nos preguntamos si la Xunta le debe algún favor a los empresarios de las discotecas”.

Compartir el artículo

stats