El naranja y el negro tiñen Vigo desde hace días por las celebraciones de la festividad de Halloween. Después de que el tiempo diera un respiro por las tardes, especialmente los niños se engalanaron con sus más siniestros disfraces: brujas, murciélagos, esqueletos o incluso calabazas para honrar también la celebración del Samaín.

Las diferentes asociaciones vecinales de los barrios y parroquias de Vigo se sumaron también a las celebraciones, como fue el caso del Centro Cultural y Recreativo de Cabral, que organizó un taller de manualidades y juegos para niños de entre 3 y 12 años. En Bembrive, la Entidade Local Menor , en colaboración coa ANPA “Bene Vívere” está organizando a II edición da Andaina do Samaín, que finalmente fue aplazada al 13 de noviembre por lluvia.

Ya por la noche, las fiestas de Halloween organizadas por bares y locales de ocio colgaron también el cartel del completo favorecidas por el ánimo de una noche de diversión tras el cierre de la pandemia.