Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ruido se enquista en la AP-9: las pantallas acústicas, aún sin fecha y solo hasta Chapela

Acceso de la AP-9 a Vigo, flanqueado por edificios habitados. Alba Villar

A lo largo y ancho de la geografía española se repartían en 2016 siete tramos de autopistas estatales en régimen de concesión con un problema grave de contaminación acústica, un “grado de conflicto alto”, en jerga técnica. De todos ellos el que de lejos registraba el caso más enquistado, por la cantidad de vecinos que lo padecían –2.000, según los expertos–, es el comprendido entre los kilómetros 1+000 y 4+800 de la AP-9.

El ministerio alega que acaba de recibir la documentación de Audasa para sacar aún el proyecto a información pública | El compromiso data de 2016 y el proyecto, de 2018 | El plan no incluye el acceso del vial por Teis

Más concretamente, el acceso del vial por Teis. Los datos tienen poco de novedosos. Son el colofón de un informe que va camino de cumplir ya siete años: el Plan de Acción Contra el Ruido publicado por el Ministerio de Fomento en tiempos de Mariano Rajoy. Desde entonces su análisis puede haberse quedado desfasado en otras latitudes; es más, tramos de algunos de los viales que entonces computaban como concesionados –la AP-2 o AP-7– han dejado de ser directamente de pago. No en Vigo. Aunque tal vez el volumen de población perjudicada haya fluctuado, la valoración del Plan de Acción y sobre todo el problema que revela sigue en 2021 igual que en 2016. Hoy, como entonces, un buen puñado de vecinos de Teis desayunan, ven la tele y duermen con el runrún de la AP-9 de fondo.

  • Audasa se lanza a atajar el ruido en la AP-9 entre Vilaboa y Chapela

    Prevé una inversión de 8 millones para instalar las barreras en el tramo de entrada a la ciudad

A pesar de que el Gobierno es conscientes del problema desde al menos 2016; de su gravedad, revelada por los técnicos del propio Estado, de que desde entonces han pasado por el Ejecutivo central cuatro ministros del ramo, a pesar incluso de que la propia cartera gubernamental ha cambiado de nombre, en el acceso de la AP-9 a su paso por Teis no se ha instalado ni un metro de pantalla acústica.

  • AP-9 en Teis: el ruido que no cesa

    Carece aún de pantallas pese a los informes que subrayan su urgencia, el compromiso de Audasa de 2016 y el anuncio de 2020

Durante las obras de ampliación de Rande se aplicó un asfalto absorbente; pero más allá de esa medida, la realidad, a día de hoy, es que los vecinos siguen reclamando la instalación de pantallas acústicas. De forma periódica salen a la calle para exigirlo. En el corto plazo ven además cómo la próxima apertura de los nuevos accesos entre el casco urbano y la AP-9 –previstos ya para comienzos de 2022– y el “efecto llamada” de Vialia y la nueva estación de autobuses promete incrementar el tránsito en el tránsito de entrada y salida. O lo que es lo mismo, en su caso: el ruido.

A raíz de las quejas de vecinos e instituciones, hacia mediados de 2016 Audasa incluyó en el marco de obras adicionales a la ampliación de Rande y los accesos de Vigo varias medidas para paliar el ruido: la aplicación de un asfalto especial que reduce el impacto sonoro del tráfico y la instalación de pantallas acústicas. Ninguno aparecía recogido en el plan original. Veinticuatro meses después, en 2018, el proyecto, elaborado por la concesionaria, estaba listo con sus líneas maestras. Tras someterse a un proceso de pulido, hace algo más de uno –en julio de 2020– FARO avanza las claves de las barreras acústicas: se destinarían en total ocho millones de euros a la instalación de pantallas a lo largo de seis kilómetros, tres por sentido, repartidos entre los puntos kilométricos 145 (Vilaboa) y 151 (Chapela), justo a la altura de la “raqueta” de la AP-9.

1.Un problema de hace años
Gobierno y Audasa conocen el problema de contaminación acústica desde hace años. El Plan de Acción de 2016 detecta ya un “grado de conflicto alto”.
2.Cientos de familias continúan afectadas
Estos microcortes provocan averías en la planta viguesa y pérdidas de producción.
3.La solución está sobre la mesa de y es factible
En 2020 trascendió que la propuesta pasa por 6 km de pantallas (ambos sentidos) de Vilaboa a Chapela.

Que las pantallas no llegasen a Teis, el trecho en el que se registraba el problema más grave, el mismo en el que incidía el Plan de Acción Contra el Ruido de 2016, desató la indignación de la ciudad. El alcalde, Abel Caballero, exigió que la medida correctora se extendiese al municipio de Vigo, y advertía: el Ayuntamiento demanda un acceso “en condiciones y de calidad”, con una entrada “blanda, acorde a la actualidad, no a 1975”. Desde la asociación vecinal de Teis se hablaba directamente de “indignación”.

  • Las medidas para reducir el impacto acústico en las carreteras gallegas

A día de hoy, la realidad es que el Ministerio carece incluso de fecha para iniciar las obras de instalación de las pantallas. El departamento de Raquel Sánchez Jiménez explica que “a mitad de este mes la concesionaria ha remitido al ministerio el documento necesario para la información pública de dicha actuación”. “Una vez se cumplimente dicho trámite y se estudien las posibles alegaciones, en su caso, se procederá a la aprobación del proyecto y posteriormente al inicio de las obras”, abunda, sin concretar el calendario de los trabajos.

El proyecto que tiene sobre la mesa el Gobierno mantendría el mismo planteamiento que trascendió en julio de 2020: un tramo de barreras entre Vilaboa y Chapela, lo que dejaría fuera a Teis. El secretario de la asociación vecinal del barrio, Anxo Iglesias, explica que el colectivo no ha obtenido respuesta del Gobierno. Desde hace más de un año, abunda, la entidad ha intentado reunirse con los sucesivos delegados estatales sin éxito y ha salido a la calle en varias ocasiones para exigir mejoras en la AP-9.

“El problema del ruido sigue”

decoration

Más encauzadas estarían las mejoras comprometidas por Audasa para la urbanización de viales de Chapela. Tras la fase de exposición pública, las obras estarían ya preparadas para su aprobación final.

Un problema que afecta a cientos de vecinos desde hace años

No es fácil concretar cuántas personas están expuestas a más ruido del recomendado por el tráfico de la AP-9. El Plan de Acción Contra el Ruido publicado a mediados de 2016 por el Gobierno y que se centraba en autopistas en régimen de concesión hablaba de 2.000 vecinos entre los puntos kilométricos 1+000 y 4+800. El plan del Concello, de 2018, pero centrado en núcleos urbanos, estimaba sin embargo que durante el día la AP-9 y el ramal AP-9V someten a más de 65 dBA cerca de 500 personas, dato que se elevaría a 900 por las noches. La media se situaría en 800.

Compartir el artículo

stats