Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Universidad de Vigo reducirá sus emisiones en 2.100 toneladas con ayudas de 3,5 millones

Ya ha disminuido su huella un 8% gracias a la instalación de paneles solares y plantas de biomasa y geotermia

Paneles fotovoltaicos en el campus de Vigo. Duvi

La Universidad de Vigo prevé reducir su impacto en 2.132 toneladas de CO2 al año gracias a una inversión total de 3,5 millones procedentes de la Xunta y el Gobierno central. La institución ya ha logrado recortar su huella ecológica en los últimos tres años un 8,12% –1.821 toneladas– gracias a las instalaciones fotovoltaicas y las plantas de biomasa y geotermia habilitadas en los tres campus, junto con otras medidas de eficiencia como mejoras en la climatización y la iluminación. Y aspira a incrementar este ahorro en los próximos “6 meses” ampliando el número de paneles solares y con un aerogenerador de mediana potencia en As Lagoas-Marcosende.

El vicerrector de Planificación, José Luis Míguez, explicó durante el Claustro celebrado ayer en Ourense los detalles del Plan SUVI para la mejora de la eficiencia energética y la reducción de la huella de carbono, un programa que marca el “horizonte” de la institución. “No hay ninguna universidad española que haya realizado una implementación de medidas de estas características y diversidad con esta velocidad”, subrayó.

Y en este sentido, reconoció el “apoyo sincero” del recientemente fallecido conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez. Un agradecimiento y un recuerdo al que también se quiso sumar el rector, Manuel Reigosa.

Sesión del Claustro celebrada ayer en Ourense. Duvi

La apuesta por las energías renovables, que necesitó ayudas por valor de 2, 7 millones (sin IVA) en los tres campus, consiguió ahorros ambientales y energéticos equivalentes a 71.000 árboles plantados y 757.000 litros de gasóleo. Y la Universidad ha logrado encadenar muchos días de consumo cero en los que la energía generada cubría suficientemente las demandas de los centros dotados de esas nuevas instalaciones.

El objetivo del Vicerrectorado de Planificación es ampliar esta situación a más inmuebles y, según avanzó ayer José Luis Míguez, a principios de 2021 ya estarán funcionando las nuevas instalaciones fotovoltaicas de Forestales, en el campus de Pontevedra; Derecho, en Ourense; y Escuela de Ingeniería de Telecomunicación, en As Lagoas-Marcosende. Además se colocará un inversor independiente de autoconsumo para mejorar el rendimiento de los paneles laterales del Cintecx.

La Universidad también confía en una respuesta positiva del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía de España (IDAE) para poder financiar otros tres conjuntos de paneles solares en los edificios Olimpia Valencia y Ciencias Experimentales, del campus de Vigo, y en el Edificio de Ferro de Ourense. “Ya contábamos con tenerlos iniciados”, aseguró Míguez.

Con ambas actuaciones, las que iniciarán su actividad en unos meses y las pendientes, la huella de carbono de la UVigo se reduciría en 2.043 toneladas anuales. Y la institución seguirá disminuyendo su impacto hasta las 2.132 toneladas con un aerogenerador de mediana potencia para autoconsumo que se instalará en As Lagoas-Marcosende y para el que solicitará financiación en la próxima convocatoria del Instituto Enerxético de Galicia (Inega).

Paneles fotovoltaicos en Ourense. Duvi

Los proyectos de futuro del Vicerrectorado de Planificación también pasan por transformar la Universidad en una comunidad energética para que los excedentes energéticos generados en sus centros puedan ser utilizados por cualquiera de ellos. Y en este objetivo será clave la monitorización de centros, para la que se habilitará una plataforma que será licitada en breve. “Es una propuesta novedosa que queremos que marque el rumbo de la Universidad”, destacó Míguez.

La normativa establece que los edificios que integran estas comunidades compartan la referencia catastral, algo que no se cumple en el campus de Pontevedra ni tampoco en el caso de los centros ubicados en la ciudad de Vigo. La solución para ambos casos será vender los excedentes al Estado.

Coche compartido

El Plan SUVI también hace énfasis en una movilidad sostenible y, además de adquirir vehículos más eficientes y habilitar una tarjeta de recarga eléctrica gratuita en los puntos habilitados en los tres campus, la Universidad quiere impulsar el uso de una aplicación para compartir vehículo. La plataforma Hoop ya funciona en varias universidades madrileñas y fija un precio recomendado de 10 céntimos/km y un máximo de 19.

José Luis Míguez hizo hincapié en la necesidad de usar el transporte público o compartir vehículo en el caso de Vigo, ya que la movilidad supone el 33,58% de todas las emisiones del campus frente al 12% de Pontevedra y el 4,18% de Ourense, ciudades en las que es posible utilizar otras alternativas como la bicicleta.

El rector Reigosa ratificó la aspiración de la UVigo para convertirse en “un ejemplo y referencia” para la sociedad en sostenibilidad. “Estamos haciendo país”, enfatizó.

Durante la sesión, Reigosa también celebró la oferta de empleo público que vaciará las bolsas de profesores acreditados y felicitó a la gerencia y los representantes sindicales por su “trabajo excelente” para lograr el acuerdo de funcionarización del PAS laboral fijo.

Compartir el artículo

stats