Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Radiografía del mercado inmobiliario de Vigo: las viviendas con menos de diez años, las "rara avis" de la ciudad

Vista general de parte de Gran Vía. Marta G. Brea

Un piso de entre 60 y 90 metros cuadrados de superficie con una antigüedad de entre 20 y 49 años y habitado por sus propietarios. Es el perfil clásico que refleja la radiografía del parque de viviendas habituales –primeras residencias– de la ciudad elaborada por la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) y la Asociación de Empresas Inmobiliarias de Vigo (Asemi), un documento que desnuda al completo una situación que viene de antiguo: la falta de viviendas nuevas, una herida pendiente que la urbe pretende cerrar una vez se apruebe de forma definitiva el nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) –hito que se prevé en 2023; está en exposición pública hasta el 18 de enero–, que contempla la construcción de más de 51.000, con un 30% de protección para facilitar el acceso.

Según las cifras expuestas en el informe, un 16,21% de las viviendas cuentan con una superficie de hasta 60 metros cuadrados, es decir, 18.800. En este apartado, lideran la clasificación los pisos con un tamaño de entre 60 y 90 metros cuadrados, que suponen el 47,39% del total –son 54.959–. En la ciudad, hay 28.183 viviendas de entre 90 y 120 metros cuadrados –un 24,30%–. Con más de 120 metros cuadrados, existen 14.022 pisos, el 12,09% del parque del municipio más poblado de la comunidad, la cifra más baja de la comparativa.

En cuanto a la antigüedad: tan solo un 1,88% de las viviendas que componen el parque de la ciudad olívica tienen menos de 10 años –2.177 viviendas–. El porcentaje escala hasta el 10,67% para agrupar el número de pisos, apartamentos y casas con entre 10 y 19 años –12.370–. Entre ambos grupos, suman un 12,55%, dato que transparenta la profunda escasez de viviendas de nueva construcción en Vigo, una realidad motivada, entre otros factores, por la crisis del ladrillo y la falta de un instrumento que permita desarrollar el suelo: el PXOM que está en vigor, apoyado en dos bastones –el Instrumento de Ordenación Provisional y la conocida como ley Vigo–, es el del año 1993.

Menos

de 10 años

2.177

1,88%

Más de 120 m2

14.022

12,09%

De 10 a 19 años

12.370

10,67%

Hasta

60 m2

18.800

16,21%

Simón Espinosa

De 90

a 120 m2 28.183

24,30%

De 60 a 90 m2

54.959

47,39%

De 50

años o más

35.726

30,81%

De 20 a 49 años

65.691

56,65%

SUPERFICIE

ANTIGÜEDAD

Radiografía del parque

de viviendas de Vigo

Radiografía del parque

de viviendas de Vigo

Más de 120 m2

14.022

12,09%

Hasta

60 m2

18.800

16,21%

De 90

a 120 m2 28.183

24,30%

De 60 a 90 m2

54.959

47,39%

SUPERFICIE

Menos de 10 años

2.177

1,88%

Simón Espinosa

De 10 a 19 años

12.370

10,67%

De 50

años o más

35.726

30,81%

De 20 a 49 años

65.691

56,65%

ANTIGÜEDAD

Radiografía del parque

de viviendas de Vigo

Más de 120 m2

14.022

12,09%

Hasta

60 m2

18.800

16,21%

De 60 a 90 m2

54.959

47,39%

De 90 a 120 m2 28.183

24,30%

Menos de 10 años

2.177

1,88%

SUPERFICIE

De 10 a 19 años

12.370

10,67%

De 50

años o más

35.726

30,81%

De 20 a 49 años

65.691

56,65%

ANTIGÜEDAD

Simón Espinosa

La mayoría de las viviendas, como recoge el informe elaborado por Fegein y Asemi, se levantaron hace más de 20 años. Con una antigüedad de entre 20 y 49 años, hay 65.691, un 56,65% del total: esta explosión se produjo para dar cabida a las personas que llegaron a la ciudad para trabajar en la industria, sector servicios y restauración. “Y, por supuesto, por la pujanza de la Zona Franca, los muelles de carga y el sector portuario. En ese periodo, la ciudad empezó a ser el mayor imán de movilidad laboral de Galicia”, concreta el presidente de Fegein y Asemi, Benito Iglesias, también director general de Sociedad Cooperativa Galega NAVIABI. Con 50 años o más, existen 35.726 viviendas, un 30,81%.

“Vigo necesita viviendas nuevas y una apuesta decidida por la rehabilitación en un parque local en el que más de 36.000 viviendas tienen más de 50 años de antigüedad”, anota Benito Iglesias antes de destacar que “todas ellas podrán beneficiarse de las ayudas y deducciones recién aprobadas en el marco de los fondos europeos para potenciar la rehabilitación de viviendas en España”. “Sus propietarios podrían acogerse a algunos de los planes específicos procedente de los fondos Next Generation EU para ampliar y mejorar el parque de viviendas. Este apartado, dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, cuenta con una inversión prevista de 4.420 millones de euros”, señala.

El principal objetivo, en palabras del presidente de Fegein y Asemi, es “mejorar la calidad de los edificios, sobre todo, en cuanto a su consumo de energía”. “3.420 millones de euros están destinados a inversiones en el programa de rehabilitación para la recuperación económica y social en entornos residenciales. Es decir, se trata de una gran oportunidad que el sector de la vivienda en Vigo no puede ni debe dejar pasar”, añade.

Si cambiamos la lupa de sitio, se observa que el 52,50% de las viviendas habituales que hay en la urbe olívica están habitadas por sus propietarios, que están libres de cargas en este sentido. En propiedad con hipoteca, existen 22.983 viviendas. En alquiler, 30.675.

Según los números aportados por Fegein, la zona más cara de la ciudad para alquilar es el centro urbano, con Areal como eje: 10,30 euros de media el metro cuadrado. Le siguen el Casco Vello, a 10 euros, y Navia, a 9,50. En el cuarto peldaño, aparece el entorno de la Praza de España, donde los alojamientos se arrendan a 9,3 euros. A continuación, se sitúan la zona del semicentro urbano y O Castro –en ambos casos, a 9,20–, Balaídos –8,50–, O Calvario, Camelias y Teis –en los tres casos, a 8,20–, Fátima –8,10–, O Berbés –7,50–, Lavadores –7,10– y Valladares –6 euros–.

El precio medio de las viviendas –usadas y nuevas– en el municipio de Vigo se sitúa en 2.050 euros el metro cuadrado, un 4% más en comparación con la cifra registrada en el mes de octubre del año pasado debido al aumento del interés en un escenario marcado por la falta de opciones. En las usadas, la cifra alcanza los 1.850 euros; en las nuevas, la cantidad llega a 2.800.

Fegein indica que el precio de la vivienda se incrementará entre el 6% y el 8% en el primer semestre de 2022 tanto en la ciudad como en los concellos más próximos. Misma situación se prevé en A Coruña y su área metropolitana. En el resto de las urbes de la comunidad: se esperan subidas en Santiago, Lugo y Pontevedra; Ourense y Ferrol escapan de esta coyuntura. Los motivos: a la ya más que anunciada (y denunciada) falta de oferta, se suman el aumento de los precios del suelo, de los materiales de construcción, de los costes laborales y de las cotizaciones.

Compartir el artículo

stats