Los turistas que lleguen a Vigo lo tendrán a partir de ahora un poco más difícil para informarse sobre la ciudad y su más que variada oferta gastronómica, cultural, histórica y de ocio. La oficina municipal de turismo se muda de sus instalaciones actuales frente al hotel Bahía a un local en López de Neira 8, un emplazamiento fuera de las rutas tradicionales de los cruceristas y visitantes del Casco Vello, al que tendrán que ir ex profeso.

Y aunque se trata de un traslado provisional, ya que la idea que tiene el Concello es trasladar el servicio a la plaza de la Colegiata (donde se expropiarán los edificios frente la Basílica para crear allí un complejo social, según el concurso de ideas lanzado por el Ayuntamiento), será por mucho tiempo.