Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los forenses emiten por primera vez más valoraciones psiquiátricas que por lesiones físicas

Un instante de la vista de conformidad.

La pandemia derivada de la crisis sanitaria del COVID-19 dejó multitud de escenarios inéditos en prácticamente todos los sectores y colectivos. Y el ámbito médico-forense no iba a ser una excepción. Junto a la excepcionalidad de realizar durante los meses de pandemia certificaciones de fallecimientos en domicilios –estos profesionales solo realizan esta labor cuando se trata de muertes violentas– también han detectado un cambio en su actividad clínica forense. Así, por primera vez, los profesionales del Imelga (Instituto de Medicina Legal) de Vigo realizaron el año pasado más valoraciones psiquiátricas (1.952) que físicas a consecuencia de agresiones, malos tratos o accidentes de tráfico (1.427).

El área de salud mental, al alza

Tomando estos datos desde la prudencia, la responsable de esta subdirección, Ana Belén López, destaca que “el área de la salud mental está al alza” lo que hace indicar que esta tendencia se mantendrá independientemente del fin de la pandemia. Lo cierto es que los datos extraídos de las últimas memorias del Imelga avalan las palabras de la directora del instituto vigués. Echando la vista atrás, en 2014 se contabilizaron casi 6.000 periciales de lesionados frente a las 1.800 psiquiátricas. En 2013, la cifra era todavía más sangrante: 7.284 frente a 1.329. En 2019, por ejemplo, las valoraciones físicas sumaban 1.493 mientras que las relacionadas con la salud mental eran 1.390.

Incapacidades o internamientos

Estas periciales psiquiátricas obedecen a la petición de jueces y fiscales para determinar, por un lado, la capacidad de culpabilidad en un procedimiento penal. Esto es, si la persona puede ser imputable o no. Para ello valoran la capacidad de comprensión y obra del acusado en el momento de los hechos. Esta evaluación también puede responder a la capacidad civil de actuar libremente para determinar la incapacidad de una persona, diligencia frecuente en procesos de Familia. Habituales son también los relacionados con internamientos psiquiátricos involuntarios o de mayores en geriátricos.

Pericias de continuación

En total, el año pasado se solicitaron 1.952 periciales psiquiátricas, que no todas tienen porqué responder a casos nuevos. “Las patologías del paciente psiquiátrico son un poco puertas giratorias, en un momento están bien, luego dejan la medicación y hay que volver a realizar estas periciales; muchas son de continuación”, aclara López. Para esta labor es frecuente que los profesionales del Imelga se desplacen hasta el Hospital Nicolás Peña, residencia El Pinar o el sanatorio Hestia San José para la práctica de esta valoración a los residentes.

Lesiones: agresiones o malos tratos

En cuanto al estudio médico legal de las lesiones se realizan principalmente en casos de agresiones o por violencia de género. Su análisis tiene por objeto aclarar múltiples factores judiciales como el tipo de arma empleada, el número de agresores, la especial vulnerabilidad de la víctima, la forma en el que se produjo la agresión, etc. En cuanto a los casos de malos tratos entra en juego una valoración más integral a cargo de un equipo interdisciplinar integrado por un médico forense, un psicólogo y un trabajador social.

Accidentes de tráfico

Estas son las solicitadas por los distintos juzgados para la resolución de casos, pero también hay otras periciales demandadas a instancias de particulares tras accidentes de tráfico. Habitualmente son requeridas por las víctimas cuando no están de acuerdo con las indemnizaciones ofertadas por las aseguradoras por los daños personales sufridos. Solo en el 2020, en Vigo se solicitaron 318, un 22% del total.

El descenso de esta cifra de valoraciones de lesiones físicas está íntimamente relacionado con las circunstancias de la pandemia. Y es que con las restricciones a la movilidad durante meses se produjo una disminución de accidentes de circulación así como una menor ratio de peleas y altercados públicos.

Siete años de internamiento

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, decretó ayer el internamiento en un psiquiátrico para un hombre por el intento de asesinato de su madre. El varón está diagnosticado de esquizofrenia paranoide. Tal y como recoge la sentencia pronunciada in voce por la magistrada de la Sala, el acusado deberá cumplir 7 años y medio de internamiento en el Nicolás Peña o bien un centro similar. Los hechos tuvieron lugar en noviembre de 2019. El acusado entró en la habitación de sus padres, encendió la luz, se dirigió al lado de la cama donde dormía su madre, y con unas tijeras mientras decía “te voy a matar, eres la culpable de todo”, se las clavó en repetidas ocasiones, sin que su madre pudiera defenderse por lo sorpresivo de su actuación.

Compartir el artículo

stats