Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Para mí es casi tan importante la vacuna de la gripe como la del COVID”

El Sergas cita a 2.160 mayores en el primer día de doble pinchazo

Olga Cabaleiro Veiga, de 94 años, recibe uno de los dos pinchazos que se puso ayer. | // MARTA G. BREA

18

Arranca el doble 'pinchazo' contra el COVID y la gripe para 12.000 mayores gallegos Marta G. Brea

Luís Fernández tenía tres gripes al año antes de jubilarse. Decidió entonces seguir las campañas del Sergas y vacunarse. “En estos 20 años no he cogido ninguna y sin efectos secundarios ni nada”, subraya. Así que para este hombre de 86 años, ponerse ayer la inyección frente a la influenza era tan importante como ponerse la tercera dosis de la del COVID-19. Recibir las dos juntas fue “una comodidad”. Él era uno de los 2.160 mayores de 80 años citados ayer en el área de Vigo para ofrecerles esta doble posibilidad en su centro de salud.

Personas en el exterior del centro de salud de Teis esperando a ser llamados para vacunarse. FdV

Los mayores fueron avisados por SMS al teléfono móvil que el Sergas tiene como contacto de la administración de la segunda dosis. El Área Sanitaria de Vigo aún no ha facilitado datos aproximados de asistencia, pero en centros de salud como el de Teis, no había respuesta a muchos llamamientos en voz alta a media mañana, aunque en el ambulatorio puntualizaban que podía ser porque allí saben que les facilitan un margen horario amplio. El escaso espacio del que disponían en la zona de espera de la sala de vacunación, les obligó a que los que los mayores de 80 años que esperaban por la vacunación doble o los menores de esta edad citados solo para la gripe –podían hacerlo desde ayer los mayores de 65 años y las personas en residencias–, debían esperar en el exterior a que les tocara el turno.

María Dolores Silva

Entre ellas estaba María Dolores Silva con su madre. “Tener a la gente mayor en la calle no me parece normal”, opina, aunque destacaba que la espera era corta. Cuenta que su madre, de primeras, siempre dice que no a las vacunas. “Pero en la familia lo tenemos claro”, resalta, por lo que ayer acudían a ponerse las dos. Aunque la situación epidemiológica esté más calmada, siguen considerando muy necesarias estas coberturas: “Ahora que viene el frío, no la vayamos a liar”.

Iria Camiña FdV

A Iria Camiña González le faltan dos meses para cumplir 80 años y ayer salía del centro de salud d de Teis con sus dos pinchazos. Uno en cada brazo. Le avisaron al móvil de su hijo. “La primera vez me llamaron a cada, pero desde entonces ya le avisan a él”, explica. No tuvo “duda ninguna” en ponerse el refuerzo del COVID, tampoco la de la gripe,

Rosario Moreda

En el Punto de Atención Continuada (PAC) de Vigo, donde se concentra la vacunación del centro de salud Taboada Leal y Rúa Cuba, el Rosario Moreda aguardaba ayer en la sala de espera a que a su marido le pusieran las dos inyecciones. Ella es más joven, tiene 77 años. “Me van a hacer la faena de mandarme al Ifevi para la tercera dosis”, lamenta y contaba con que allí le pusieran también la de la gripe, pero la Consellería de Sanidade no lo tiene previsto. Cuenta que ya le pasó lo mismo en primavera. “Con lo cómodo que es venir aquí andando”, señala. A este matrimonio el inicio de la pandemia les cogió en Estados Unidos visitando a un hijo. Por los requisitos de ese viaje, cuenta que era la primera vez que ella se vacunaba. Pero, desde entonces, se ha puesto las dos del COVID que le han ofrecido y la de la gripe de la pasada campaña. “No soy mucho de médicos, pero en estos casos sí y no entiendo cómo la gente no se quiere vacunar. Ya no solo por uno mismo, sino por los demás”, sostiene.

Coincide con ella Luis Fernández, al que no le caben dudas a la hora de responder a los llamamientos par vacunarse. “Confío mucho en la ciencia. Si no, estaríamos perdidos. El que no se vacuna, pobre de él y está haciendo daño a los demás”, indicó.

Enrique Graña Álvarez

Enrique Graña Álvarez también aguardaba paciente en la sala de espera del PAC de Vigo a que su mujer saliera de la doble vacunación. Él tiene 89 años, pero pertenece a ese grupo de mayores de 80 años que aún no pueden ser llamados porque no han transcurrido seis meses desde su anterior dosis. Le falta una semana. Le vacunaron con su mujer, pero a ella le pusieron Pfizer y a él Moderna. “Habrá que poner la tercera, la cuarta, la quinta y las que manden, no se sabe”, señala. Es otro de los que se pondrá también la de la gripe ese día. “Llevo 20 años haciéndolo. Algo de gripe sí he tenido en este tiempo, pero no de la fuerte”, señala.

El Sergas citó ayer en 21 centros de salud del área sanitaria de Vigo al 6% de los 34.432 mayores de 80 años que se pusieron la segunda dosis del COVID-19 hace más de seis meses.

La idea inicial es que se ponga de lunes a viernes, pero si es necesario, la Dirección del Área Sanitaria de Vigo contempla extenderlo también a los fines de semana. A razón de unas 2.000 personas al día, se resolvería en 16 jornadas.

En la ciudad se ponen en los centros de salud de Casco Vello, Coia, A Doblada, Lavadores, López Mora, Matamá, Nicolás Peña, Rosalía de Castro-Beiramar, Navia, Sárdoma, Teis y el PAC ubicado en el antiguo hospital Xeral.

Compartir el artículo

stats