Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuenta atrás para las cenas de empresa

Cena de empresa FdV

Poco a poco la ciudad se viste de Navidad y con la reciente declaración de fin de emergencia sanitaria es el momento de recuperar las tradiciones de aquella vieja normalidad que existía antes de la pandemia. Como las cenas de Navidad.

Resultaría muy complicado recuperar las celebraciones que el 2020 arrebató por las restricciones legales existentes en el momento pero en este tramo final de 2021 las buenas cifras sanitarias abren la puerta a recuperar las tradicionales reuniones navideñas, con mascarilla y precaución, pero algo es algo. Y desde el sector ya están recibiendo numerosas peticiones de presupuestos así como reservas para estos eventos.

“Somos la comunidad con mejores cifras sanitarias y la gente está con ganas. Todas las celebraciones que no se pudieron hacer el año pasado ahora volverán, porque ya no hay estado de emergencia”, explica desde la asociación de hosteleros y comerciales Zona Náutico su presidente, Rubén Pérez. “Hay gente pidiendo presupuestos para cenas de empresa y ya hay reservas tanto para celebraciones de amigos como empresas. Hay mucho interés”, destaca Pérez.

Bastó ver la calles de Vigo el pasado fin de semana para comprobar estas “ganas” de las que hablan los hosteleros, con locales llenos y colas para los accesos a los establecimientos de noche en el primer fin de semana sin límite de aforos para la hostelería, ocio nocturno incluido. “De cara a la Navidad la demanda va a ser altísima porque la gente va a salir con muchísimas ganas”, indica Juanjo Figueroa, presidente de la Asociación de hostelería y comercio del Casco Vello, que también ha comprobado como ya se han iniciado las reservas para grupos en los locales del centro. “Es pero que noviembre sea muy bueno y que la gente organice sus cenas ya desde la segunda quincena del mes como antes de la pandemia, porque diciembre suele se muy masificado y al final solo tiene dos fines de semana”, apunta el hostelero.

“Tendremos que ponernos las pilas para dar salida a la demanda. Los viernes previos a Navidad ya desde noviembre se llenan los restaurantes con las cenas y es una fuente de ingresos muy importante para el sector”, avisa César Ballesteros, presidente de la federación provincial de hostelería, quien asegura que también han recibido peticiones para fin de año, “pero aún no tenían ni tarifas”.

Ballesteros también ratifica que ve que “la gente tiene muchas ganas” y aunque no sean exactamente en el mismo formato que otros años, este año volverán las cenas de empresa. “Seguramente se buscarán espacios más amplios, más abiertos. Las tradiciones no se pueden perder y el sector ya está recibiendo muchas peticiones”, dice.

Fiestas de fin de año

Aunque todo hace pensar que este año también volverán las fiestas de fin de año, en el sector quieren ser prudentes antes de hablar sobre su regreso.

Carlos Rodríguez, presidente de la Asociación Provincial de Establecimientos Musicales y Espectáculos Reglados (Apemer), avisa de que hay que ver cómo evoluciona la pandemia para saber si se pueden organizar las fiestas o cómo hacerlo. “Sabemos que si se ponen a la venta las entradas se venden, pero a día de hoy solo estamos abiertos por ley hasta las 5 de la mañana y seguimos con el certificado obligatorio, siendo criminalizados”, lamenta. “Nosotros somos muy prudentes porque si vuelven a subir los casos, el ocio nocturno nos lo cierran. Yo estoy preocupado porque siguen subiendo los botellones”, indica Rodríguez.

José Luis Asenjo, representante del ocio nocturno en la federación provincial, es más optimista y pronostica que con la Navidad se animará todo y que este año volverán las fiestas en diciembre. “Ya se ha visto que la gente tenía ganas de salir. Hemos visto las colas. Nosotros estamos empezando a organizar los encargos de grupos que reservan un espacio para ir a tomar unas copas después de cenar”, explica.

Escasean marcas muy populares de bebidas alcohólicas

Tomarse una copa de según qué marca concreta de ginebra o ron puede convertirse en una difícil empresa en las próximas semanas ya que, según informan desde el sector, los proveedores se están quedando sin suministros de algunas de las marcas más populares. A a día de hoy todavía hay algo de stock pero los hosteleros cuentan con que en los próximos pedidos ya no les sirvan las botellas de ginebra Seagrams o Tanqueray o el popular ron Cacique. “De tequilas ya no se va a poder elegir, porque casi no queda ninguna”, avisa José Luis Asenjo, desde la federación de hostelería de Pontevedra. Aunque las causas no acaban de estar definidas, Asenjo apunta a la falta de vidrio para embotellar, un problema de alcance global relacionado con la carestía de materias primas.

Compartir el artículo

stats