Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Operación retorno: 1.100 familias emigrantes vuelven a Vigo desde el inicio de la pandemia

Viajeros en la pasarela de acceso y salida del avión en el aeropuerto de Peinador. MARTA G. BREA

El grueso de los beneficiarios de vuelos humanitarios proceden de Venezuela, Argentina y Brasil

Fue a principios de marzo de 2020 cuando la Oficina de Apoyo al Emigrante Retornado de Vigo comenzó a funcionar coincidiendo casi en el tiempo con el decreto del estado de alarma, que tuvo confinada a toda la población española tres largos meses. La pandemia puso en jaque los itinerarios vitales de los ciudadanos de todo el planeta, especialmente los de aquellos que se encontraban emigrados lejos de su país natal y precipitó un regreso que, en muchos casos, no tenían contemplado. Según los datos proporcionados a FARO por la Secretaría Xeral da Emigración, desde marzo de 2020 han retornado a Vigo 1.100 familias emigradas, atendidas en la oficina delegada en la ciudad olívica. Se contabilizan por núcleos de convivencia, por tanto, la cifra de personas que han regresado a Vigo desde los distintos países de destino, podría alcanzar las 3.000 durante el último año y medio.

La mayoría de los vigueses que han vuelto a su ciudad provienen de Venezuela, Argentina y Brasil, y una pequeña minoría lo hacen desde Reino Unido y Suiza. En cuanto al perfil del emigrante retornado, aunque no hay datos diferenciados por sexos, lo que sí se sabe es que de las casi 1.100 familias que han sido atendidas por la oficina delegada de Vigo, 9 de cada 10 son menores de 65 años –de los cuales, la gran mayoría tienen menos de 45–, lo que representa un espectro importante de población activa.

En Galicia

Otro de los datos más significativos que extraen de la experiencia pandémica en 2020 es el número de personas que decidieron volver a Galicia el año pasado. Las estrictas medidas para la movilidad que existían en aquel entonces no impidieron que más de 4.000 emigrados –gracias a la condición de doble nacionalidad– regresasen a Galicia a través de los escasos vuelos humanitarios habilitados periódicamente, que se fueron incrementando con la apertura de líneas regulares. Una cifra muy superior a la esperada –dadas las complicaciones para viajar–, frente a 2019, que lo habían hecho algo más de 6.500, justo en el año anterior a la pandemia.

“Los gallegos emigrados en Reino Unido vuelven por el escenario pos-Brexit”

Benxamín Porto - Sociólogo

decoration

La situación de emergencia proyectó en los emigrantes que decidieron retornar, una seguridad en cuanto al acceso a la vacunación y a la atención sanitaria –en Europa y, sobre todo, en España– que no existe en otras partes del mundo. “Venezuela tiene un rango de retorno muy importante, tanto por los problemas económicos como por la crisis sanitaria en la que se encuentran. Lo mismo ocurre con Brasil o Argentina. La progresión del COVID ha acelerado decisiones de familias que quizá tenían pensado retardar más”, destaca Xesús Lage, sociólogo y profesor en la UVigo. Lage comprueba en la composición de su alumnado, desde que se decretara el estado de alarma, un incremento de jóvenes procedentes de Venezuela y Brasil, hijos o nietos de emigrantes, que, por tanto, tienen la doble nacionalidad. “En los últimos años han pasado muchos más venezolanos por las aulas que antes”, apunta. Cambios en los rumbos de vida que han precipitado el regreso de más de 1.000 unidades familiares a Vigo, que “obedecen a estrategias de las propias familias que no ven claro el futuro de sus hijos o de sus empresas en estos países”.

La situación de los emigrantes gallegos en Reino Unido que han vuelto, coincidiendo con la etapa de pandemia, es distinta. En este caso, el panorama pos-Brexit ha provocado el retorno. “Más que la crisis sanitaria, han sido las complicaciones que los extranjeros están teniendo después de la salida del país de la Unión Europea y que está propiciando que muchos gallegos se hayan planteado volver, pese a tener una buena posición económica allí”, zanja Benxamín Porto, sociólogo.

“Los que regresan a su tierra tienen una gran ilusión por emprender”

Antonio Rodríguez Miranda - Secretario Xeral da Emigración

decoration

Antonio Rodríguez Miranda I. O.

–Con el cierre de vuelos internacionales en 2020, solo bajó un 40% el flujo de emigrantes retornados a Galicia, cuando la actividad aérea había caído casi un 80% ¿Cómo se explica?   

–Sí. Cierto. Es algo que nos sorprende. Pero los emigrantes aprovechaban al máximo los vuelos internacionales que puntualmente se habilitaban para volver. Se sienten más seguros aquí.

–Las familias retornadas a Vigo, ¿tienen vocación de permanencia o vienen para una estancia temporal?  

–No. El retorno tiene siempre una finalidad de permanencia. Evidentemente, las circunstancias personales hacen que quizá tengan que volver un tiempo a finiquitar asuntos en el país de destino.

Las Oficinas de Apoyo al Emigrante, puestas en marcha hace casi dos años, han sido clave en la integración de los retornados

–Dado que la mayoría de las familias que han regresado tienen menos de 45 años, ¿cuáles son sus objetivos aquí?   

–Emprender. Tienen mucha ilusión por construir un proyecto propio. Por eso, desde la Secretaria Xeral, pusimos en marcha una serie de ayudas a este respecto. Y para que la crisis del COVID no paralizase esos sueños, hemos puesto otra línea de ayudas de refuerzo para la gente que se quedó sin recursos. En total, en dos años hemos puesto a disposición, 10 millones de euros.

– En estos casi dos años de pandemia, ¿se esperaban este flujo de retorno?

–Es que esperábamos que volvieran mucho menos por la situación gravosa que había, sobre todo en 2020. Pero lo que sucedió es que el COVID no frenó a quién tenía decidido volver y aceleró a los indecisos que empezaban a contemplarlo a largo plazo. Y los que pudieron, regresaron, y lo siguen haciendo en la medida de sus posibilidades.

– Incide usted que los emigrantes que vuelvan deben acudir a las oficinas delegadas por el apoyo e información que reciben.

–Es que les ayudan en todo. Es un acompañamiento. Les ayudan a tramitar todos los documentos, escolarizar a sus hijos o cómo encontrar trabajo. A cada familia se le hace un seguimiento hasta que está integrada en todos los ámbitos de su vida.

Compartir el artículo

stats