Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Casco Vello de Vigo acelera su recuperación: este será el próximo edificio histórico que recuperará

Edificio de la antigua Cerería San José, en Praza da Constitución.

Suma y sigue de rehabilitaciones en el Casco Vello, el espacio por el que se reparten mayor cantidad de edificios históricos de la ciudad y en el que –ironía– hasta hace solo unos años se acumulaba también el mayor número de ruinas. La Gerencia de Urbanismo acaba de autorizar la rehabilitación del bloque de la antigua Cerería San José, situado en el nº 11 de Praza da Constitución. Su recuperación será importante para el barrio por dos razones. Permitirá recuperar una construcción histórica, levantada según su ficha del Pepri en el siglo XVIII y que ahora presenta un estado de deterioro que ha obligado incluso a vallar su entorno; y servirá, además, para completar la regeneración de la propia plazoleta, uno de los “corazones” del Casco Vello tanto por su ubicación, en pleno centro, como por su intensa vida y las terrazas que la circundan.

La licencia que ha recibido luz verde de Urbanismo mantiene en gran medida el proyecto presentado en 2019 por la empresa Edifa Cabaro S.L. y que ya entonces consiguió el “ok” municipal: la reforma del inmueble con una inversión de casi 160.000 euros para dedicarlo principalmente a vivienda.

Su propuesta pasa por habilitar un apartamento por planta en el segundo, tercer y cuarto nivel y reservar el primero y el bajo para un “uso sociocultural y recreativo”. Aunque los planes de la compañía son básicamente los mismos que en 2019, en verano solicitó permiso para algunas modificaciones. La firma plantea ahora a mayores substituir las vigas de madera por otras de acero laminado, la “reestructuración de la cubierta” y abrir un espacio común en el bajo, cambios que han recibido el visto bueno de la Direción Xeral de Patrimonio y ahora validan desde Urbanismo.

El edificio está incluido en el ámbito del Plan Especial de Protección de Reforma Interior (PEPRI) del Casco Vello y cuenta con un nivel de protección estructural que blinda sus fachadas de piedra, estructura interna, soportales, carpintería de madera y barandillas. En su ficha individual del PEPRI se detalla además que el bloque original se levantó en el siglo XVII y presenta un interés arquitectónico e histórico “medio”, además de un valor urbanístico “muy alto”. Uno de sus laterales da a Praza da Constitución; el otro, a Sombrereiros.

Una vez esté regenerada, la antigua Cerería San José se sumará a la lista de edificios que han ido rehabilitándose a lo largo de los últimos años en el Casco Vello. A escasos 120 metros de allí Interatlantic impulsa la recuperación de otro de los edificios con mayor historia del casco urbano: el pazo da Oliva, también conocido como el pazo del Marqués de Valladares, situado entre Oliva, Xuanelo y Laxe. Tras años de trabajos, la compañía quiere tener el bloque rematado para marzo de 2022, cuando abrirá enfocado a la hostelería, la cultura y la celebración de eventos.

En el entorno de la Cerería hay otras obras de reforma –de mayor o menor calado– recientes, en marcha o en proyecto. Las máquinas están, han estado o estarán en Rúa San Vicente, Real, Cesteiros, Princesa, Elduayen, Porta do Sol o Rúa Alta, donde el Concello plantea construir un Centro de Formación Social. Cerca de allí, en Rúa Real, Zona Franca se ha hecho con un edificio que la asociación Dow Vigo convertirá en su sede. El interés en el Casco Vello parte tanto de las administraciones –destaca en especial el papel del Consorcio do Casco Vello, en el que participan la Xunta (90%) y el Concello (10%)–, como de la iniciativa privada.

Los edificios rehabilitados se suman a una larga nómina iniciada hace ya décadas y que ha permitido recuperar “joyas” del barrio. En 1998 el Instituto Camões abrió sus puertas en la Casa de Arines, del siglo XVI; en 2011 lo hizo la Pinacoteca en Abeleira Menéndez; un año después el Cambón pasó a convertirse en sede del Parque Illas Atlánticas; y dos más tarde se activaba en Rúa Real la nueva sede de los Registros. En 2020 era la Diputación la que se mudaba a Chao y este mismo año han arrancado su actividad en O Berbés el albergue y la Universidad. A solo unos metros, frente a la Colegiata, el Concello proyecta una nueva plaza.

El interés por el Casco Vello se apuntala con la humanización de Porta do Sol y la regeneración de Barrio do Cura y coincide con su alza como foco turístico y residencial. Anfitriona acaba de sumar a su oferta pisos recién reformados en Cesteiros y –según los datos de Idealista– el casco histórico de Vigo es una de las zonas de Galicia en la que más se ha encarecido el alquiler desde 2019. Quedan en cualquier caso parcelas y construcciones pendientes todavía de rehabilitarse repartidas por el entorno, incluida la Rúa Sombrereiros.

Otras rehabilitaciones en el Casco Vello

A escasos cien metros de la Cerería, Interatlantic está reformando el antiguo pazo de Marqués de Valladares. Prevé tenerlo listo para marzo de 2022. Alba Villar

A finales de 2014 abrió sus puertas en Rúa Real la sede de los Registros de la Propiedad de Vigo. Sus oficinas ocupan un edificio rehabilitado. J. Lores

O Berbés celebró en 2021 dos nuevas incorporaciones que ayudan a dinamizar el entorno: la nueva sede universitaria y el albergue de peregrinos. Alba Villar

En enero de 2020, antes de la pandemia, la Diputación trasladó sus oficinas de Vigo de la calle Oporto a un edificio reformado en Eduardo Chao. Alba Villar

Desde 2011 el entorno de Porta do Sol acoge la Pinacoteca Fernández del Riego, instalada en un edificio histórico de Abeleira Menéndez.

El Instituto Camões fue uno de los primeros organismos en apostar por el barrio. En 1998 abrió sus puertas en Casa de Arines, en Praza de Almeida.

Compartir el artículo

stats