Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo pide más de 22 millones en fondos europeos para movilidad

Ciudadanos usan las rampas de Gran Vía Pablo Hernández

22.190.000 euros. Es la cantidad que el Concello de Vigo aspira a recibir de Europa para desarrollar proyectos centrados en la mejora de la movilidad ciudadana: las rampas de Gran Vía entre las calles Venezuela y Nicaragua, el ascensor HALO, la fase II de la Vía Verde, la humanización de García Barbón entre Rosalía de Castro e Isaac Peral o las escaleras mecánicas de la calle Talud son algunos de los proyectos enviados al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en la convocatoria de Fondos Europeos enmarcados en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Según explicó el alcalde, Abel Caballero, en la rueda de prensa diaria, son, en total, 14 actuaciones agrupadas en dos bloques. El primero, en el que la entidad de la Praza do Rei centra la mayor parte de sus esfuerzos, agrupa intervenciones por valor de 13.350.000 euros. “Es el objetivo nuclear”, indicó. En lo alto de la lista, aparece la construcción del HALO –5.990.000 euros–, una estructura que permitirá salvar el desnivel entre García Barbón y Vía Norte, con parada en el Centro Comercial Vialia Estación de Vigo. Se trata de un aro abierto, suspendido a 45 metros de altura, a modo de gran mirador sobre la ciudad, sustentado por dos columnas con sendos ascensores, de 21 personas de capacidad, que sobrevolará la autopista.

En el puesto siguiente, se sitúan las rampas de Gran Vía entre Venezuela y Nicaragua: 3.145.000 euros. Se instalarán dos cintas mecánicas de, aproximadamente, 75 metros cada una y pavimento descontaminante: la primera, desde Venezuela a Bolivia; la segunda, desde Bolivia hasta Nicaragua. El cubrimiento de las rampas se efectuará del mismo modo que en la primera fase: con perfiles metálicos y vidrio. También se prolongará el vergel.

La rehabilitación del paseo de Bouzas es la tercera actuación a la que se le asigna más presupuesto: 2.355.000 euros. El lavado de cara de este punto de la villa marinera contempla un camino de madera de más de 3.000 metros cuadrados con pérgolas metálicas, fuentes, bancos accesibles e iluminados que incorporan cargadores con toma de USB, gradas, tumbonas, aparcabicis, duchas, zonas verdes, iluminación moderna, y un área de ocio y restauración.

La segunda fase de la Vía Verde –1.860.000 euros– cierra el primer bloque: un proyecto que posibilitará la conexión entre Chapela y Vía Norte por la antigua línea ferroviaria en desuso. Este camino tendrá un ancho de 5 metros para peatones y usuarios de bicicletas y patinetes –habrá un carril bici de 3 metros de ancho– a lo largo de 3,6 kilómetros.

El segundo bloque engloba 10 actuaciones, para las que el gobierno local solicita 8.840.000 euros. Las citó Caballero: la humanización de García Barbón entre Rosalía de Castro e Isaac Peral, el ascensor de la Praza da Estación con Urzáiz, las escaleras mecánicas de la calle Talude, la accesibilidad mecánica al centro de salud de Teis, el ascensor desde el 160 de Travesía de Vigo al 209 de Aragón, la accesibilidad mecánica entre Romil e Hispanidad, las rampas de Escultor Gregorio Fernández, la fase I de la humanización de Romil, un acceso mecánico desde Ramón Nieto al Colegio Losada y otro desde Ramón Nieto al Colegio Fonte Escura y al centro de salud de Lavadores.

“Todo esto lo haremos de forma inmediata con ayuda europea o sin ella. Confío en que la mayor parte se haga con fondos europeos. Estamos en un momento de cambio como ninguna otra ciudad tuvo nunca. Es inconmensurable”, dijo Caballero.

Compartir el artículo

stats