Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía Portuaria urge formación en defensa personal y competencias para el uso de grilletes

Restos de un botellón en la Praza da Estrela.

Restos de un botellón en la Praza da Estrela.

La Policía Portuaria de Vigo lleva tiempo reclamando formación en materia de defensa personal para lidiar con situaciones potencialmente violentas en las que se vean obligados a intervenir para proteger su integridad física. Es una petición que los representantes de los trabajadores hace tiempo que trasladaron a la dirección del ente portuario al considerar que, pese a ser considerada una policía “administrativa”, están expuestos en muchas ocasiones a momentos en los que sería necesario actuar. Y no saben cómo hacerlo porque no han sido instruidos para ello.

Entre las situaciones en las que estos agentes están expuestos a más tensión se encuentran las subastas en la lonja (donde las agresiones verbales, las amenazas y las faltas de respeto son habituales), las discusiones con algún pescador o durante la vigilancia para evitar botellones. Precisamente, el pasado fin de semana tres jóvenes intentaron adentrarse en un crucero portugués de lujo anclado en el muelle de transatlánticos de Vigo para continuar con su noche de fiesta tras el botellón. Agentes de la Policía Portuaria avistaron a los intrusos e intentaron disuadirles a viva voz, pero uno de los jóvenes intentó agredir al jefe de servicio del cuerpo portuario lanzándole la botella de un refresco. “En el convenio que nos rige se habla de competencias administrativas, no de seguridad ciudadana, pero en situaciones como esta o si entran a robar en un camión, como ha sucedido recientemente, debemos saber cómo actuar”, explican representantes de los trabajadores.

Y es que precisamente cuando observan una situación irregular, los agentes que vigilan las instalaciones portuarias tienen que llamar a la Policía Local, Nacional o a la Guardia Civil para que acudan para proceder a la detención de aquellas personas que están infringiendo la ley. Pero mientras estos llegan, los policías portuarios tienen que esperar junto a los culpables de cometer un robo o de actuar de forma violenta y se exponen a una situación peligrosa sin tener ni la formación ni las competencias necesarias para poder actuar. Por eso, además de la instrucción en defensa personal, representantes de los trabajadores consideran que también sería necesario que dispusieran de grilletes para proceder a la inmovilización de los sospechosos. De esta forma, los agentes tendrían más poder intimidatorio y prevendrían así posibles agresiones.

Otra de las peticiones que los representantes de los trabajadores han trasladado a la Autoridad Portuaria de Vigo es el refuerzo de las patrullas, que en la actualidad están compuestas por lo general por un único agente. Piden que se lleven a cabo con al menos dos policías. Hay que recordar que con el dispositivo antibotellón diseñado por el Puerto olívico para evitar reuniones de jóvenes ilegales como prevención a posibles contagios, se destinan a policías portuarios a vigilar que no se realice esta práctica en zonas como el muelle de transatlánticos o Praza da Estrela. La vigilancia se lleva a cabo con el objetivo de evitar intrusiones en estas zonas, y ya han tenido que abortar varios intentos de botellones en los últimos meses.

Por todas estas circunstancias reclaman recibir cuanto antes la formación necesaria en defensa personal.

Compartir el artículo

stats