Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fortalecido en la cornisa norte, a la cola en Galicia: así afecta el AVE a los tiempos de Vigo

Pasajeros del Alvia Madrid-Vigo en Urzáiz. | // R. GROBAS

Permitirá un servicio más rápido con Madrid que desde Bilbao, Oviedo, Gijón o San Sebastián

Mismo nombre, diferentes efectos. La llegada de la Alta Velocidad a Galicia, donde se activará una década larga más tarde de lo previsto, pegará un tijeretazo sensible a los tiempos de viaje entre las ciudades de la comunidad y Madrid, el gran nodo central del mapa ferroviario español. Cómo de profundo será ese corte es algo sin embargo que varía mucho de una urbe otra. De lejos, la más beneficiada será Ourense, que podrá disfrutar de la nueva infraestructura de ancho internacional en prácticamente todo el recorrido hasta la capital. Una vez se estrene la Alta Velocidad en Galicia su trayecto con Madrid se quedará en dos horas y 15 minutos.

El segundo mejor tiempo lo disfrutará Santiago, que bajará de las cuatro horas y 24 minutos de su servicio más rápido en la actualidad a tres horas y 20 minutos. La tercera marca se la llevará A Coruña, con tres horas y 51 minutos, seguida de Pontevedra, con cuatro horas. A la cola se sitúa Lugo, que reducirá una hora los tiempos de su Alvia hasta quedarse en cuatro horas y 46 minutos. Con media hora menos que la capital lucense, Vigo figurará como la penúltima de la tabla con cuatro horas y 16 minutos, unos 50 por debajo de los Alvia que desde el verano enlazan Urzáiz con Chamartín vía by pass de Conxo.

Al primer recorte que se aplicará ya en diciembre, una vez finalicen las obras de la línea de Alta Velocidad hasta Ourense, le seguirá otro a lo largo del verano de 2022, cuando a la mejora de la infraestructura se sume también el de la maquinaria. De cumplirse las previsiones de Renfe, se pondrán en marcha entonces los trenes de la serie 106 de Talgo, los bautizados como “Avril”. Su estreno recortará otros 20 minutos más los tiempos de las diferentes ciudades.

Por lo pronto, la tabla de tiempos publicada el lunes por Adif deja una lectura curiosa: el trayecto entre Vigo y Madrid consumirá a partir de diciembre 4 horas y 16 minutos y el de Ourense-Madrid dos horas y 15. Con esos datos sobre la mesa, el recorrido Vigo-Ourense podría suponer hasta la mitad de la duración del itinerario que realiza un vigués hasta la capital. Aunque probablemente la comparativa no sea correcta al basarse en las mejores marcas de cada ruta, incluso el tren más rápido a día de hoy entre Vigo y Ourense (85 minutos) consumiría un tercio del trayecto total hasta Madrid. En kilómetros, al menos por carretera, el Vigo-Ourense no llega al 20% del itinerario.

En lo que sale favorecida la ciudad es en la comparativa con otras urbes del arco norte, en especial con las de País Vasco y Asturias, regiones donde los proyectos de AVE van más rezagados. A día de hoy desde Bilbao y Gijón se tarda unas cinco horas en llegar a Madrid y desde Oviedo cuatro horas y media. Son tiempos más competitivos que los actuales de Vigo, pero que se superarán con la mejora de diciembre. Lejos quedan, en cualquier caso, los servicios AVE de Barcelona, que tardan dos horas y 30.

Compartir el artículo

stats