Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Julio García Comesaña Conselleiro de Sanidade

“Espero vacunar a niños en semanas y valoro recuperar puntos de vacunación masiva”

García Comesaña, en el Nicolás Peña, en la semana que se celebra el Día de la Salud Mental. Alba Villar

“Las franjas de edad sin inocular, las variantes y la coexistencia con patologías de invierno, nos hacen estar alerta”

decoration

“Este año, el verano cuadra en miércoles”, bromeó el conselleiro de Sanidade con su hijo pequeño. Pensó que no le había entendido, pero un día le soltó: “Papá, tus vacaciones coincidieron en martes”. No haber descansado desde que llegó la pandemia no es algo que le pese a García Comesaña. “No lo considero un coste especialmente gravoso, para muchos ha tenido uno mucho más alto”. Rebajada la presión de la pandemia, no le faltan problemas a los que enfrentarse, con Primaria como el fundamental. La entrevista se hace en una semana en la que ha perdido a “un referente” desde hace 20 años y una “pieza fundamental” desde que accedió hace un año a la consellería, al que pedía consejo y escuchaba “sus sabias palabras”. “Me cuesta entender la Xunta sin Valeriano”.

–En las previsiones de Sanidade, ¿cabe una sexta ola?

–Siempre nos hemos caracterizado por la prudencia y esta vez no va a ser diferente. Los datos son buenísimos y el porcentaje de vacunados es el más alto de España, pero hay franjas de edad sin vacunar porque no hay vacunas para ellos y eso esperamos que cambie en las próximas semanas. Están las variantes y toda la coexistencia con las patologías típicas del invierno. Nos hacen estar muy alerta. Y no podemos dejar de lamentar las más de 2.600 muertes. Nos hace ser tremendamente prudentes y cautos y, al mismo tiempo, realistas y empezando a transmitir la idea de que hay que seguir conviviendo con el virus.

–Si es de las primeras en vacunación e incidencia, ¿por qué no el 100% de aforos en hostelería ya?

–Quizá tengamos estos buenos datos por la prudencia de todos. Este año recibimos muchas personas de otras comunidades, a lo mejor, porque Galicia ha transmitido más sensación de seguridad. Hablar de un ciclo epidemiológico, 15 días más, para llegar a ese cien por cien tan ansiado por todos es razonable. Tenemos aún fallecimientos y personas en UCI. Actuar como si todo fuera absolutamente normal, no nos parece prudente. Aunque está muy cerca.

–¿En 15 días, aforos al 100%?

–Si todo va como ahora, sí. También queremos transmitir un mensaje importante: que la mascarilla hay que seguir usándola, sobre todo en interiores; que el exterior, de ser posible, es la primera opción; y los aspectos relativos a la ventilación. Galicia fue la primera que exigió medidores de CO2 en hostelería. Ahora lo piden casi todos. Es una línea importante y no solo por la pandemia. Es de las cosas que más van a perdurar.

“No sé cuándo quitaremos la mascarilla. Todos vimos lo que pasó cuando lo hicimos en el exterior”

decoration

–Entonces, ¿la mascarilla en interiores hasta cuándo?

–Lo he dicho mucho: no sé hasta cuándo, pero será lo último.

–¿Hablamos de semanas, meses…?

–No me atrevo a decirlo. Todos vivimos lo que pasó cuando quitamos la mascarilla en el exterior. Mientras podamos y siga teniendo sentido.

–¿Cree que tendremos unas navidades como en prepandemia?

–Es difícil. Me cuesta hablar a 15 días…Con la pandemia vemos cosas más claras: la gripe la notábamos justo tras navidades. La primera y la segunda semana siempre eran brutales en urgencias e ingresos. Ahora entendemos mejor por qué: el contacto interior. Las lecciones de la pandemia las usaremos a nivel particular y colectivo. Ir más allá me cuesta.

García Comesaña, durante la entrevista. Alba Villar

–Con el Gobierno central siempre dijeron que serían leales, pero críticos. ¿Y autocríticos? ¿Qué pudieron hacer mejor?

–Convivir la parte sanitaria y la económica es un equilibrio difícil. Seguramente, en algún momento fuimos más restrictivos que lo que correspondía y, en otros, relajamos antes de lo que tocaba. Ha pasado en todas partes.

–¿Por ejemplo?

–En el puente de Todos los Santos del 2020, Galicia se anticipó y se controló bien. En las navidades, dentro del contexto de todo el Estado de permitir reuniones de no convivientes, debimos ser más restrictivos, visto en perspectiva.

“Espero pasar del 95% de vacunación, pero no me atrevo a afirmarlo”

decoration

–En febrero decía el presidente que si Galicia tuviera vacunas suficientes, en 8-10 semanas, estaría vacunada toda la población. Ahora las hay y hay un porcentaje que se resiste. ¿Qué pasa? ¿Se llegará a ese 98%?

–Estamos en un trabajo muy de ajuste fino. Hemos abierto opciones para que vayan sin cita o autocita. Hay días de 300-400. Está dando resultados. Y hemos creado un listado en las agendas de Enfermería para llamarlos. Empezamos por Pediatría y estamos ya con adultos. Hay muy poca gente que no quiere vacunarse; están los que esperaban hasta el último momento; y gente que lleva tiempo en otro sitio y se vacunó allí. ¿A qué porcentaje llegaremos? Vamos a esperar a ese cruce automático con el ministerio. Espero pasar del 95%, pero no me atrevo a afirmarlo porque llevamos unas semanas que no logramos subir.

–¿Reabrirán los vacunódromos para la tercera dosis en mayores?

–Es una posibilidad sobre la mesa. Estamos tratando de establecer la mejor opción, pensando en los pacientes y en la alta eficiencia en vacunación.

–¿Se pondrá con la de la gripe?

–Hay una limitación: la tercera dosis se pone a los 6 meses de la segunda. No ha pasado este tiempo en no pocos casos. La estrategia va a tener que ser diferente en los que han pasado los 6 meses y las que no. Es lo más complicado.Ya nos hubiera gustado ponerlas juntas en las residencias. Ahora estamos buscando que las podamos hacer coincidir.

–¿De la gripe faltarán dosis este año?

–El año pasado, hubo población que no era de riesgo y que, con todo el derecho del mundo, pidió vacunarse, pero tuvimos que priorizar a los de riesgo. Este año será similar: cuando tengamos a estos, pensaremos en el resto.

García Comesaña, en el Nicolás Peña, en la semana que se celebra el Día de la Salud Mental. Alba Villar

–Este año las sociedades científicas de Pediatría también solicitan que se vacune a los niños.

–Entiendo la solicitud y la podría compartir en un momento dado, pero en la estrategia que marca el ministerio no están todos los niños y tenemos que defender que se ponga en los que tenga más beneficios.

–Ya lo dejaba entrever antes, ¿sí que cree que es necesaria la vacuna frente al COVID en los niños?

–Los resultados dicen que es eficaz y segura y hay quien dice que podrían no vacunarse. Creo que, teniendo la herramienta y los ensayos, hay que ponerla.

–¿En puntos de vacunación masiva o en colegios?

–Lo estamos valorando con Educación. Ambos tienen ventajas y hay que combinar. En el punto de vacunación masiva, la rapidez. Probablemente, en un fin de semana podríamos vacunar a todos. Frente al inconveniente de ir allí. Y los padres tienen que firmar un consentimiento, una variable a tener en cuenta.

–La pandemia ha tenido un impacto psicológico importante, se ha invertido mucho en el Plan de Salud Mental PostCOVID, pero parece que no va a ser suficiente. ¿Se llegará a un psicólogo por centro de salud?

–El plan de salud mental de Galicia, aprobado en 2020, contempla el mayor esfuerzo que se ha hecho nunca en este ámbito. Son casi 240 profesionales más de 2020 a 2024. Llevamos incorporados el 80% de los de estos dos años. En concreto, en el área de Vigo hemos puesto en marcha una unidad de salud mental en Tui, el hospital de día infanto-juvenil y estamos trabajando con la unidad de hospitalización.Vamos a seguir en esta línea. Los psicólogos clínicos serán fundamentales, interrelacionados con las unidades de salud mental. Ahora hemos puesto uno de enlace entre estas unidades y Primaria en las áreas.

“¿El problema de Primaria? No tengo médicos para sustituciones. Hay que seleccionar muy bien la labor que hacen”

decoration

–Aplacada en apariencia la pandemia, retoman problema que siguen presentes como Primaria. ¿Esperaban tanta gente en la manifestación de Vigo?

–Primero, reconocer el trabajo de Primaria en pandemia. Ha sido fundamental. Llevamos unos años en que es imposible encontrar sustitutos a los médicos. Nunca se sustituyó en verano, pero los hemos ido manteniendo en un valor que nos permitía cubrir los aspectos más críticos. Este año, con más ausencias, fue más difícil y se unió la ola del verano. Es difícil de resolver.Hemos diagnosticado la situación de Primaria hace tiempo. La pandemia nos interrumpió, pero hemos incorporado profesionales, trabajado en desburocratizar la atención, incoporado Enfermería comunitaria... En el área de Vigo, en 5 años, sumamos 76 plazas –18 de médicos de familia–; hicimos 7 centros nuevos; 15 reformados... Los datos son demoledores. ¿Cuál es el problema? Que no tengo médicos para sustituir. Estamos yendo al 100% de capacidad en las unidades docentes, 142. Queremos aumentarlas de forma excepcional. Se lo dijimos al ministerio hace meses, lo llevamos al Parlamento, pedimos una reunión específica de Primaria en el Interterritorial y la tuvimos el fin de semana pasado. La situación es la misma en todas las comunidades. Hay un compromiso del ministerio de un plan de acción que echó a andar la semana pasada mismo. Queremos 50, 60, 70 más. Cuanto más tardemos, más tarde llegarán. Mientras, como hay pocos, hay que seleccionar muy bien la labor que hacen y que los otros profesionales del centro colaboren en la gestión de la demanda. Estamos muy ilusionados con el proyecto de clasificación desde el punto de entrada. También trabajamos con Enfermería para que desarrolle sus competencias al tope de lo que permite su titulación. En el área de Vigo, con un presupuesto de 844 millones, Primaria tiene el 29%.

–¿Es suficiente?

–Siempre puede mejorar, pero la proporción es razonable.

–En cuanto a medidas en personal que estén en su mano: reprochan poca capacidad de captación porque los que se forman no se quedan en Primaria. Piden mejorar las ofertas y la estabilidad.

–Galicia tiene un contrato singular y con acuerdo sindical:el de continuidad

–Pero con muchas críticas de los que quiere captar.

–Es de un año de entrada que se puede extender a tres. Ahora se cumplen y los vamos a hacer estructurales. Tienen las mismas condiciones y remuneración que los interinos, nada despreciable. Unas 80 personas con este contrato no está mal. El problema es que no hay médicos. Incluso hemos ido a Portugal a buscarlos y alguno se ha venido.

–Pero hay mucha gente que se va de Primaria.

–Primaria, con una capacidad de formación limitada, tiene un enorme competidor: Urgencias. El año pasado, el 50% se fue a las de hospitales gallegos. Por eso vemos fundamental la creación de la especialidad de Urgencias.En la reunión del otro día lo pusimos sobre la mesa.

–¿Y?

–Nos ha remitido a un decreto para crear nuevas especialidades, pero no estamos convencidos de que la incluya.

–Hay otra vía: ¿se agilizará la homologación de médicos extranjeros?

–Es otro compromiso del ministerio, pero tampoco hay tantos extranjeros con capacidad para homologar la especialidad de Medicina Familiar. Suma, pero no es una vía importante.

–Si el futuro de los centros de salud pasa por tener más autonomía para autogestionarse, ¿cómo puede ser que la mayoría de los de Vigo esté sin jefe?

–No solo en Vigo. Hay un problema general en Galicia. El decreto de funciones del jefe, del 93, no se ha actualizado. Estamos trabajando en otro.

–Hay algo más. En Vigo hay un conflicto. ¿Qué está haciendo mal el Sergas para que no acabe de resolverse?

–Mayoritariamente, la gente hace su trabajo de forma impecable y la relación con los centros es excelente. En Vigo hubo un problema puntual en 2018 por circunstancias que quizás ahora no valga la pena analizar. Muchos de esos jefes dieron un paso adelante en pandemia, se les pidió y desarrollaron una labor de coordinación muy necesaria. Pasada la pandemia, convocamos las plazas.

–La presencialidad de las consultas causa enfrentamientos con la población. ¿Hay falta de compromiso de algunos profesionales para subir la ratio?

–En absoluto. Desde julio del año pasado establecimos que eran centros abiertos y seguros y dejamos en manos de los profesionales la valoración de cuáles debían ser presenciales. Ha habido centros con porcentajes altísimos.

–Y otros muy bajos.

–Pero a criterio de los profesionales y, en algunos casos, comentado con los pacientes. Estoy convencido de que los médicos lo deciden con un criterio técnico-científico y adaptado al paciente.

–En las medidas a corto plazo, de ordenación de la demanda, ¿el aumento de las labores del administrativo irá acompañado de más personal?

–Si fuera necesario, por supuesto.

–En cambio con la enfermeras es difícil contratar más. ¿Cómo aumentarles las tareas tal y como están?

–Es mejorable, pero la Enfermería en Galicia tiene buenos valores. Trabajamos para completar la ratio 1 médico- 1 enfermera. Estamos cerca. De las 76 nuevas plazas en Vigo, 24 son de Enfermería frente. Con el esfuerzo de la campaña de vacunación no hemos contratado toda las que nos hubiera gustado. Queremos que sea un elemento fundamental en el cupo, como en Pediatría. Esperamos desarrollar todas las competencias establecidas en su curriculum formativo. Ninguna más, ninguna menos.

–¿Cómo va el Olimpia Valencia?

–Esperamos, cuanto antes, licitar las obras y que empiecen este año o en los primeros meses del próximo.

–Las relaciones con la concesionaria del hospital con tanto conflicto judicial por medio, no parecen especialmente buenas. ¿Cómo las valora tras seis años?

–Tiene una lectura positiva de que se hace un seguimiento estricto de las condiciones del contrato. Está contemplado así. Cuando no hay acuerdo, hay una normativa de aplicación que puede llegar al Contencioso. Nos gusta más solucionarlo en la mesa de seguimiento, pero cuando los intereses no confluyen es la vía más segura. Debe dar seguridad y confianza a la población.

–Teniendo presente esta experiencia, si el Cunqueiro se hiciese hoy, ¿seríacon el 100% de fnanciacion pública?

–Si antes y ahora tuviéramos el 100% del dinero, lo hubiéramos hecho. Pero como ni antes ni ahora existe, se va a un modelo que permitió algo inaudito.

“El servicio en pandemia ha sido inmejorable; este modelo para el hospital fue la decisión correcta”

decoration

–Hoy tampoco habría ese dinero.

–Las condiciones no las conozco con detalle, no sé decirlo, pero habría sido difícil. En todo caso, el modelo ha tenido ventajas muy importantes, como el mantenimiento, impecable. Todos son mejorables, pero este ha funcionado muy bien. En una situación de pandemia, la calidad de los servicios prestados en el área ha sido inmejorable. De las mejores de Galicia. Eso demostró que tener este hospital y, para ello, recurrir a este modelo, fue la decisión correcta.

–Pero no se ha vuelto a recurrir a este modelo para nada. Ni para A Coruña, ni para Pontevedra…

–Se puede hacer con un hospital ex novo. En esos casos, hay convivencia de instalaciones recientes con nuevas.

–El concierto con Povisa finaliza en agosto de 2022, sin tener en cuenta las prórrogas. ¿Ya se han sentado?

–Hacemos un seguimiento muy continuo del concierto y nos sentamos todos los meses. Hay que trabajar de cara a esa renovación,pero todavía es pronto para decir por dónde va.

–Concesionaria en el hospital, Povisa y Galaria. Vigo siempre ha estado con modelos diferentes al resto de la sanidad gallega. Lleva muchos años en la sanidad viguesa y lo ha visto, ¿Por qué siempre se prueba aquí?

–En lo de Povisa, no había un hospital que tuviera ese peso en otras ciudades. Esta experiencia ha sumado. Galaria, cuando no había servicios de alta tecnología, fue una manera de incorporarlos. La radioterapia y la medicina nuclear son referentes a nivel nacional gracias a Galaria. En general, la sanidad de Vigo es de las mejores de España, en parte, por la aportación de estos modelos.

–Si hubiera sido tan exitoso, se podría haber replicado Galaria en Galicia.

–Sí, pero en Vigo, al llegar Galaria, nohabía radioterapia ni apenas medicina nuclear. En Santiago había radioterapia y Ourense se puso luego con la nuclear. Esto es adaptarlo a la experiencia de cada ciudad. El balance es positivo.

“Descarto completamente ser candidato a la Alcaldía de Vigo. Tengo mucho trabajo en Sanidad”

decoration

García Comesaña, durante la entrevista. Alba Villar

Da la sensación de que el PP de Vigo está fracturado, como coordinador, ¿lo percibe?

–Percibo mucha gente con muchas ganas de trabajar y yo también. Trabajando todos, seguro que el resultado es mejor. Mi idea es ponermi granito de arena para aportar no solo en Vigo, sino en toda la comarca y que el partido esté más reforzado. Esa es mi labor en el tiempo que me pueda dejar libre mi dedicación, que es la Sanidad.

Es su labor, pero ¿cuál es su análisis de la situación? ¿Fractura sí o no?

–Creo que no. Es más lo que une que lo que separa.

–¿Cómo es posible que en las locales solo logren cuatro ediles, cuando en las gallegas tienen mejores resultados?

–Hay que trabajar para que eso sea diferente en las próximas. Hay mucha gente que quiere sumar y, a la vista de los resultados tradicionales de Vigo, creemos que eso se puede mejorar.

Para mejorar, lo primero es detectar el problema, diagnosticar para tratar. ¿Cuál es el diagnóstico?

–No lo sé, no lo tengo hecho. Pero quedan semanas por delante para hacerlo y para tomar la decisión correcta.

–¿Quizá el candidato?

–No me atrevo a decir eso. Hay gente muy valiosa trabajando desde hace mucho en Vigo y va a seguir siendo así.

–¿Se descarta como candidato?

–Completamente. Tengo mucho trabajo en Sanidad. Mi compromiso es con los gallegos, con Primaria, con los hospitales, la lucha con el ministerio para conseguir más médicos…

–Entonces, ¿le gustaría acabar el mandato como conselleiro?

–Siempre que cuente con la confianza del presidente y de los profesionales, encantado, sí.

–Antes era visto más como técnico. Con el cargo de coordinador, se percibe su faceta política. ¿Le perjudica?

–En la vida creo que hay que estar en las cosas al cien por cien y, cuando uno está en un Gobierno, no puede estar a medias. Creo en las cosas que hacemos, creo en el sistema público, en la sanidad pública. Soy un técnico, me he forjado como tal, pero cuando escucho cosas como que se está privatizando la Primaria no puedo callarme. Si ser político es decir que es mentira y que quien lo dice miente, lo voy a hacer.

–¿Cree que Caballero es un mal alcalde para Vigo?

–Eso lo decidirán los electores. Puedo hablar desde el punto de vista de la Sanidad y a la de Vigo le ha ayudado 0. Se oponía a la construcción del hospital; ha sido el único alcalde en criticar los puntos de vacunación masivos, fundamentales en el éxito de la vacunación... No ayuda en absolutamente nada, cuando no se dedica a poner palos en la rueda. Tendrá que ver por qué lo hace. Nosotros somos respetuosos con el Ayuntamiento y estaremos siempre dispuestos a colaborar. Nos gustaría que, alguna vez, el Ayuntamiento colaborase con la Sanidad.

Compartir el artículo

stats