Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo una contagiada con COVID permanece en las ucis viguesas

Una nueva aula en el hospital. El Aula Hospitalaria atendió el curso pasado una media diaria de 20 niños ingresados en el Cunqueiro. Atención Educativa Domiciliaria, con el que comparte sede desde el año pasado, llegó a tener once profesores para acudir a las casas de 55 niños. Han estrenado este curso con nuevas instalaciones, cumpliendo una vieja demanda. Son más amplias, están más cerca de las habitaciones y tienen baño. Esta semana, la inauguraron el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, la delegada de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias; el jefe territorial de Educación, César Pérez; y el gerente del área, Javier Puente.

Poco a poco, con la retirada de la quinta ola, los hospitales comienzan a liberarse del SARS-CoV-2. De los tres que han tratado infectados en el área sanitaria, solo en el Álvaro Cunqueiro quedan contagiados de COVID-19 desde hace varios días. Según datos oficiales de los centros, ayer había cinco ingresados con el virus: cuatro en planta y una en UCI.

En la unidad de cuidados intensivos del Álvaro Cunqueiro cada vez se necesitan menos los equipos de protección individual (EPI) completos que se requieren para atender pacientes con coronavirus. Ya solo queda una con el SARS-CoV-2 activo. Tiene 65 años y no se había vacunado.

No es, sin embargo, la única persona que llegó a esta unidad por el COVID-19 y aún sigue allí. Hay otros tres pero, debido al tiempo transcurrido, el virus ya no está activo en su organismo, no contagian y dan negativo en las PCR. También en el UCI del Hospital Ribera Povisa permanece ingresada otra persona en esta situación, de entre 60 y 70 años y que lleva ingresado 53 días.

En cambio, mientras en la unidad de cuidados intensivos bajan poco a poco, en planta se vivió un repunte en la noche del lunes al martes. Al ingresado por COVID-19 que quedaba –un hombre de 77 años–, se sumaron otras tres mujeres más. Todas ellas, octogenarias –tienen 81, 86 y 87 años–. Solo una de ellas, la de mayor edad, no estaba inmunizada.

Precisamente, se está planteando estos días si este grupo de edad, los mayores de 80, debería recibir d forma generalizada una tercera dosis de la vacuna pasado seis meses desde la anterior, que es cuando se considera que podrían empezar a perder eficacia. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, admitió que es algo que está “sobre la mesa”, pero recordó que es algo que se debe decir a nivel estatal. Ya planean que los centros de salud vuelvan a recuperar protagonismo en la campaña de inmunización si se aprueba esta tercer pinchazo para las personas mayores.

El Área Sanitaria de Vigo, salvo algunos flecos sueltos, finalizó ayer la administración de la tercera dosis a usuarios de residencias.

Vacunación

En la actualidad, el 91% de los mayores de 12 años del área viguesa tienen la pauta completa de vacunación. Otros 10.185 tienen al menos una dosis, lo que eleva el porcentaje al 93%.

Pero aunque los hospitales se estén vaciando de coronavirus –Vithas Fátima no tiene ningún infectado desde el día 19 y Povisa, desde la semana pasada–, sí tienen recursos preparados por si es necesario activarlos. En el centro de la calle Salamanca han retirado el tabique con el que habían creado una UCI específica de COVID-19, pero se puede volver a colocar en cuestión de minutos y, a mayores, tienen dos boxes aislados. En planta hay un ala para sospechas y “si aparece alguno se habilitaría en minutos otra zona aislada”.

Incidencia

La bajada de la curva de contagios se ha estancado algo en el área viguesa. De hecho, la incidencia 7 a días ha repuntado en uno hasta 12 nuevos diagnósticos COVID-19 por cada cien mil habitantes. Aunque está en riesgo bajo y rozando ya la nueva normalidad. La incidencia a 14 días, menos voluble ante los cambios diarios, sí ha bajado en la última jornada, aunque lo hace muy despacio: solo reduce un punto hasta los 38 nuevos casos detectados por cien mil habitantes.

Con doce nuevos contagios diagnosticados el último día y 13 altas concedidas, solo baja en uno la cifra de pacientes activos, que está en 241.

Un total de 37.758 habitantes del área han recibido un diagnóstico positivo en COVID-19 desde el inicio de la pandemia. Son el 6,6% de la población.

La situación epidemiológica de la ciudad sigue ligeramente peor que la de la media del área, con 43 nuevos casos por cien mil habitantes. Es la segunda ciudad gallega con peores datos, tras Ourense (59). Lugo va en cabeza con menos de 10 diagnósticos en total en las dos últimas semanas.

Una nueva aula en el hospital

El Aula Hospitalaria atendió el curso pasado una media diaria de 20 niños ingresados en el Cunqueiro. Atención Educativa Domiciliaria, con el que comparte sede desde el año pasado, llegó a tener once profesores para acudir a las casas de 55 niños. Han estrenado este curso con nuevas instalaciones, cumpliendo una vieja demanda. Son más amplias, están más cerca de las habitaciones y tienen baño. Esta semana, la inauguraron el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, la delegada de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias;_el jefe territorial de Educación, César Pérez; y el gerente del área, Javier Puente.

Compartir el artículo

stats