Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cincuenta son los nuevos cuarenta... ¿o los treinta?

Los tratamientos estéticos y llevar una vida saludable y activa hace que la llegada de los 50 no intimide tanto, ni a ellas ni a ellos

María José Rodríguez García en su trabajo, el centro ASIM, en Cangas. Gonzalo Núñez

Que los 50 son los nuevos 40 es de sobra conocido (por lo menos en la teoría) pero, ¿y si son los nuevos 30? En la cima de sus carreras profesionales algunas, con una estabilidad económica y familiar otras, las mujeres que han traspasado esa temible barrera viven uno de los momentos más tranquilos, y dulces, de sus vidas. Sí que es cierto que existen unos cambios enormes en esta etapa (con la menopausia como el más alarmante) pero la mente y la vida sana pueden hacer que la “crisis de los cincuenta” nunca llegue.

Y, para eso, existen una serie de prácticas que pueden ayudar a mujeres (y a hombres) a mantenerse, también, jóvenes por fuera. Tratamientos y cirugías estéticas son lo más demandado en este aspecto, y los meses de confinamiento no hicieron más que motivarlos, al pasar tanto tiempo en casa. El doctor Avelino Rey lleva 30 años dedicándose a la medicina estética, y 25 de ellos en Vigo. “Mis pacientes me dicen que se sienten muy jóvenes por dentro y que les gustaría sentirse así por fuera. Y esto con los años pasa más porque la vida es más saludable”.

Cuando mucha gente escucha la frase “operación estética” se echa las manos a la cabeza imaginándose rostros inmóviles y plastificados. Sin embargo, no es de esto de lo que se habla, sino de retocar “específicamente” los pequeños signos de la edad. “No se trata de hacer juventudes ficticias. Se trata de mantener un aspecto saludable y natural”, defiende el Dr. Rey.

Transformaciones sociales

Esas ganas de mantener un aspecto saludable y juvenil tiene un motivo más que respaldado en la sociedad actual: la esperanza de vida cada vez es mayor, los babyboomers conforman una numerosa masa de la población y la jubilación cada vez se retrasa más. “En relación con la generación anterior conseguimos unos estudios más altos y tenemos una calidad de vida mejor”, expone Amada Traba Díaz, socióloga de la UVigo. “Las mujeres y los hombres de 50 de hoy en día disponen del suficiente dinero para investirlo en los nuevos valores y costumbres sociales, en salud y en bienestar.” Algo que también influye potencialmente en este cambio de pensamiento generacional son los mercados, cuyo objetivo es que la gente consuma. “Somos el motor de la economía, y no podemos dejar de consumir porque los de 20 y 30 están en una situación de más precariedad económica”.

En la misma línea, las empresas de moda, de viajes y de cosmética saben que el “grueso de la economía” está en esta franja de edad. Y esto parece que seguirá creciendo, ya que, según Traba: “Se espera de nosotros que trabajemos más años, parece que cada vez viviremos más, y la sociedad no se puede permitir gente inactiva e improductiva con tantos años por delante”. Tanto es así que “aunque las personas dejen de trabajar no detienen su actividad, sino que siguen ahí.”

“Quiero seguir activa”

Esa es la frase que define a María José Rodríguez García, mujer, madre y emprendedora que ha llegado a los 50 en un abrir y cerrar de ojos. “Tengo una hija de 9 años y otra de 15, mucho que criar, así que sigo totalmente activa y jovial”, asegura. “Es cierto que cuando llegas a esta edad notas una serie de cambios muy fuertes, pero eso te impulsa a cuidarte más.”

Rodríguez, que tiene una clínica dental junto a su marido (ASIM), desprende una energía joven y fresca, a pesar de lo que muchos puedan presuponer de su edad. Dice que lo hace por sí misma, para verse mejor y “no envejecer demasiado rápido”. Sin embargo, no lo duda cuando afirma: “Hoy en día se te exige lo mismo que cuando tienes 30: estar en el mismo nivel laboral, estar al 100% en casa, como madre, y como mujer. Te sientes presionada por seguir estando ahí, existiendo”.

Así, esta canguesa decidió ponerse en manos de un cirujano estético para adecuar su edad biológica a la mental. Entonces llegó a la Clínica Rey, en Vigo. “No busco un resultado artificial, sino que lo que me gusta es más natural”, confiesa. “Pero no todo es aguja: hago deporte y como sano, todo lo que puedo para cuidarme en todos los niveles.”

Algo que explica también el cambio generacional del que hablaba Traba es la similitud, cada vez más evidente, entre el estilo de madres e hijas. “Las tiendas de ropa no hacen ropa de “señora” porque nadie quiere verse así hoy en día, son prendas juveniles para todas las edades”, explica la socióloga. Y esto es, precisamente, lo que ocurre en casa de Rodríguez: “Mi hija me coge toda la ropa y los tacones porque tenemos las mismas tallas. Pero a mí me encanta.”

LAS "INFLUENCERS" NO SON SOLO VEINTEAÑERAS: LOS 50 ARRASAN


El fenómeno de las influencers ha llegado, parece, para quedarse. Y es algo que conquista a cada vez más personas. Así, ya no solo son las chicas jóvenes las que siguen a su it-girl favorita, sino que ya existen perfiles temáticos de cualquier ámbito. Así, las mujeres (y los hombres) de 50 en adelante se han familiarizado, no solo con las tecnologías, sino también con las redes sociales. Mujeres como Carmen Gimeno o Susi Rejano acumulan, entre las dos, casi 800.000 seguidores en Instagram (cifra que no para de crecer). María José Rodríguez reconoce: “Me encanta Lydia Bosch o Eugenia Silva”. “Este fenómeno es un indicador más de este cambio social. Son mujeres que tienen millones de seguidoras (en su mayoría, féminas) y se dedican a la moda, por lo que crean también un tema de imagen”, aclara la socióloga Amada Traba. “La mujer de 50 de hoy no es la misma que la de antes, y tenemos unos valores para mantener una indumentaria y un estilo de vida que nos hace sentirnos integradas en el mundo de lo activo y de lo autónomo.”

Compartir el artículo

stats