Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En Vigo y su área hay 7.000 armas de fuego que se reparten en 4.000 licencias oficiales

Félix Díaz Juan, teniente jefe interventor de Armas de Pontevedra. FDV

La Guardia Civil de Pontevedra tiene registradas en Vigo y su área 7.000 armas de fuego, que se distribuyen en unas 4.000 licencias. La mayoría de los permisos son para escopetas de caza, pero también hay 700 para el uso de rifles, un centenar de tiro deportivo y unas 200 licencias de arma corta para uso profesional de vigilantes de seguridad y algún empresario o profesional con permiso especial por situación de riesgo. Además hay otras 1.200 armas inutilizadas, de familiares que las heredaron y carecen del permiso reglamentario.

En territorio español no se puede portar ni poseer armas de fuego sin la correspondiente autorización o licencia expedida por las autoridades competentes y es la Guardia Civil quien se encarga de su control, pero también de la expedición de los correspondientes permisos que, además de la parte teórica y práctica, incluyen un test psicotécnico que resulta fundamental.

“Se han frenado las armas ilegales, hay pocos delitos con pistola y gran control”

Félix Díaz Juan - Teniente jefe interventor de Armas de la Comandancia de Pontevedra

decoration

Félix Díaz Juan es el teniente jefe interventor de Armas de la Comandancia de Pontevedra y coordina las nueve intervenciones de la provincia. Este veterano, experto en armamento y curtido en la Guerra de Afganistán –donde tuvo que requisar a los talibanes armas cortas fabricadas en España con las que se atentaba contra soldados españoles– y en otras misiones españolas en el exterior como Kosovo, señala que en los dos últimos años se ha frenado el número de armas ilegales en la provincia y la raia ya no es una vía habitual de entrada de pistolas. “Apenas llegan ya armas cortas de Portugal y los atracos han bajado muchísimo, se utiliza más el arma blanca, hay pocos delitos con pistola”, indica.

En España, explica el experto, “ tenemos un gran control sobre las armas, no como en otros países. Aquí se encuentran ya muy pocas y queda muy poquita gente capaz de modificarlas, aunque son muy buenos artesanos. También ejercemos un control importante para bajar la compra de armas de fuego y componentes. La legislación actual nos facilita controlar el comercio por Internet, sobre todo la adquisición de detonadoras. Cuando alguien compra algo tiene que dar cuenta a la intervención de armas y estamos muy encima. De momento no se han detectado armas de fuego de otros países, ni del Este de Europa”, expone Díaz Juan.

El área

La intervención de armas de Vigo es una de las más grandes de Galicia y abarca, además de esta ciudad, los municipios de Fornelos, Pazos de Borbén, Redondela y Soutomaior. El peso de las armas de caza en Vigo, 5.500 escopetas y 600 rifles, no significa que haya más cazadores que hace unos años. Se nota, más bien, que la gente joven tiene menos afición a tenor de los datos que maneja la Guardia Civil.

“El número de cazadores no se ha incrementado, sino que se mantiene aunque más avejentado. En los exámenes que realizamos para dar los permisos de armas, nos encontramos con muchas chicas y también con algún chico, que quieren la licencia para quedarse la escopeta de caza del abuelo o el padre”, relata Díaz Juan.

El teniente Félix Díaz Juan, responsable provincial de Intervención de Armas y Explosivos en la comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra. FDV

El teniente jefe interventor de Armas de la Comandancia de Pontevedra, apunta que con las restricciones de la pandemia no hubo bajas en los permisos de armas: “No se salía de caza, pero quienes tenían armas de fuego pasaron las revistas obligatorias. Los de tiro deportivo tuvieron algún problema, no podían ejercitar ni ir a torneos, por eso se amplió el plazo de forma que pudieran mantener la licencia, porque en caso contrario habría que retirársela. Ahora ya se está volviendo ala normalidad”

Entre las novedades de la Intervención de Armas, destaca que a partir de octubre la cita previa telefónica desaparece y, al compás de las nuevas tecnologías, habrá que pedirla a través de Internet. Basta entrar en la página de la Guardia Civil y picar el enlace para solicitar fecha para renovaciones y revistas.

No es la única novedad. Hasta el año pasado las Comandancias de la Guardia Civil celebraban subastas con las armas que se iban entregando. Pero la medida se ha vuelto obsoleta y el próximo mes de febrero se celebrará la última gran subasta en la Comandancia de Pontevedra. De momento hay depositadas 1.700 armas, pero confían en que algunos propietarios encuentren comprador antes de que salgan a puja.

La forma de deshacerse legalmente de un arma es venderla o entregársela a la Guardia Civil. “Nosotros realizamos achatarramiento de armas continuamente. Hay propietarios que no tiene a quien cedérsela, bien porque se jubilan o dejan una actividad deportiva o de caza, si no las venden nos las entregan y se achatarran”, apostilla el teniente Félix Díaz.

  • Uso profesional, caza y tiro deportivo

    En Vigo y su área hay 5.500 escopetas de caza, 600 rifles, un centenar de tiro deportivo y 200 pistolas de vigilantes.

  • Hallazgos en desvanes

    El uso de armas ilegales en robos se ha frenado . Ahora aparecen viejas armas en desvanes y se han inutilizado 1.700.

  • Llega la cita previa por internet

    A partir de octubre se pone fin a la cita telefónica par pasar revista, ahora se hará a través de internet.

  • La última gran subasta, en febrero

    Las grandes subastas de armas depositadas en las comandancias tocan a su fin. Están obsoletas y la última será en febrero.

Violencia de género y alcohol al volante: 4 expedientes diarios

Maltratadores y conductores ebrios con licencia y acceso a armas de fuego son una de las mayores preocupaciones de la Guardia Civil, que se ocupa también de los expedientes de revocación, por si hay que retirar algún arma o permiso. En estos casos destacan los detenidos por maltrato de género del programa Viogen, quienes son pillados al volante tras consumir alcohol o si hay lesiones o amenazas a un vecino.

“Todo aquello que conlleva una conducta que no es acorde con la posesión de un arma nos preocupa e iniciamos un expediente para retirarlas. Somos especialmente estrictos en los casos de violencia de género. A diario se abre una media de cuatro expedientes de revocación, si bien no todos finalizan con la retirada del permiso de armas”, informa el máximo responsable de la Intervención de Pontevedra.

Pero, además, en caso de que se proceda a la detención de un hombre por violencia de género y tenga armas de fuego en casa, se retiran por precaución sin esperar la decisión judicial. “Estudiamos y valoramos cada caso y estamos muy atentos a la violencia machista”, incide Díaz Juan. Y es que la mayoría de las condenas judiciales conllevan la retirada y suspensión de licencias de armas. Pero la Guardia Civil va más lejos: “Cada vez que hay una condena o alguien ha sido detenido, abrimos un expediente y se evalúa la retirada de armas antes de que se celebre el juicio. Somos muy estrictos en el control de armas en estos casos, igual que con los conductores que superan la tasa de alcohol”. En las dependencias de la Guardia Civil, además de las armas de fuego de quienes quieren deshacerse de ellas, se guardan las incautadas en operativos policiales y aquellas intervenidas por distintos delitos.

En depósito siguen un Kaláshnikov y una decena de armas de guerra que formaban parte del centenar de piezas incautadas a un vecino de Ponteareas en mayo de 2019 y que se encuentra a la espera de juicio. Subfusiles, fusiles de asalto, dos ametralladoras, un fusil ametrallador y una pistola ametralladora, así como un kaláshnikov –una de las armas más utilizadas por los grupos terroristas en todo el mundo,– conforman el arsenal intervenido.

En los dos últimos años la operación contra armas ilegales más importante en el sur de Galicia tuvo lugar en Moaña, donde se practicó un registro en relación con un operativo nacional contra la fabricación y tráfico de armas en varios puntos de España. 

Compartir el artículo

stats