Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Irene García Coordinadora del EMUME

“Muchas adolescentes no son conscientes de sufrir violencia de género”

Irene García, frene a la sede de la Comandacia de Pontevedra.

Irene García, frene a la sede de la Comandacia de Pontevedra. G. SANTOS

Técnico superior en Informática y coordinadora del EMUME, equipo especializado en delitos contra mujeres y menores de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Pontevedra, Irene García es guardia civil desde 2004, y desde su cargo lleva todos los casos de abusos y agresiones a menores, trata de seres humanos, sexting, violencia de género e incluso, homicidios.

Actualmente,los efectivos apoyan y supervisan hasta 700 casos activos de mujeres que sufren malos tratos

–Pese al repunte de casos de violencia en niños o menores, ¿la violencia de género sigue siendo el grueso principal de su trabajo?

–Claramente el nivel de denuncias sigue siendo alto. Nos encargamos de la coordinación, supervisión y apoyo a los casos que llevan los compañeros de cada puesto. Ellos son los que recogen las denuncias y hace las respectivas valoraciones, y siempre estarán respaldados por nosotros.

  • La Guardia Civil investiga dos casos graves al mes de abusos a menores en Vigo y provincia

    El repunte de causas este año lo convierten en el delito que más preocupa al EMUME, grupo especilizado en mujeres y niños

–Cómo desarrollan esta labor, desde que la víctima presenta su denuncia hasta su protección a través del sistema VioGén. ¿Cuántos casos tratan y cómo es esta vigilancia?

Actualmente tenemos en la provincia cerca de 700 casos activos. Ninguno de riesgo extremo pero sí varios con un riesgo alto. Nuestro principal objetivo es que toda mujer que presente su denuncia salga de aquí con una valoración de riesgo, en función del cuál se determinará la vigilancia y apoyo que necesita, bien en su lugar de trabajo, en el colegio de sus hijos; este plan de seguridad depende de sus circunstancias. En cuanto al sistema VioGén está todo coordinado a través del programa COMETA, la asistencia en estos casos a la víctima es muy rápida, la coordinación aquí es vital.

Irene García, frene a la sede de la Comandacia de Pontevedra. Gustavo Santos

–¿Están viendo cada vez casos más sangrantes en cuanto a menores o incluso adolescentes que empiezan a sufrir violencia de género, en ocasiones más verbal o psicológica que física?

–Creció bastante, sí. La adolescencia cada vez empieza antes y con ello, la violencia. Control del teléfono móvil, de la vestimenta, insultos... muchas veces no son consciente de estas situaciones. Ahora empieza a reflejarse en el número de denuncias, antes no era tan común pero ahora se está convirtiendo en algo habitual. La mayoría de estos casos se han ido recrudeciendo con el tiempo y suelen desmbocar en una agresión o incidencia física; ahí es cuando las adolescentes se acogen a la denuncia. A los jóvenes habría que explicarles bien lo que es sano y lo que no.

–¿Cuántos efectivos trabajan en este Equipo? Necesitó en algún momento refuerzos por la elevada carga de trabajo/denuncias?

–Si los casos repuntan pues sí nos ayudamos entre las compañías. Los refuerzos siempre son bienvenidos.

–De todas las denuncias que pueden llegar al año, ¿qué grueso de ellas no llegan a resolverse? Y es que muchos de estos delitos, al tener lugar en la intimidad de un domicilio, resulta complejo probarlo..

–En casos de violencia de género sí es complicado muchas veces demostrar los hechos, especialmente el maltrato psicológico. Porque ante una agresión física hay un parte de lesiones, pero los insultos o vejaciones es más complejo. Nosotros animaremos siempre a denunciar, es un proceso duro, largo y no va a arreglar las cosas de inmediato pero es el paso inicial para romper con una vida de violencia.

Compartir el artículo

stats