Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Silence, on tourne... à Vigo

14

Así se viste Vigo de París Alba Villar

Ni un regreso al 1809 al más puro estilo Marty Mcfly, ni la recreación de una realidad ficticia como en Good By, Lenin!; aunque la reconversión de Vigo en el París de los años sesenta sí tiene mucho de cinematográfico. Exactamente, todo.

Así se transformó esta semana la ciudad en el París de los años 60 para un film de Netflix

Y lo hace de la mano de la productora Terraza Films, con el apoyo de Netflix; plataforma ya abonada al encanto del ambiente olívico. Desde Plaza Constitución hasta Fermín Penzol, Praza de Estrela o el entorno de As Avenidas y Montero Ríos... “Un hombre de acción” llevará el sello vigués en buena parte de sus secuencias. Dirigida por Javier Ruiz, recrea la figura de Lucio Urtubia, un albañil de Navarra que, en 1931 y con 23 años, emigró a Francia donde terminó convirtiéndose en epicentro del movimiento anarquista europeo, escenificando desde sus humildes comienzos como albañil hasta convertirse en atracador de bancos.

Uno de ellos lucía hasta hace pocos días en el Casco Vello, concretamente la Casa da Cultura Galega que fue reconvertida en sucursal bancaria para ser asaltada por el actor Juan José Ballesta, que encarna el personaje de Urtubia. Esta misma plaza abandonó durante varias jornadas su distintivo de ocio vigués para escenificar un mercado tradicional así como bares de la época; ejemplo está en La Central, con sillas y toldos más propios de la Belle Époque.

  • Vigo, un personaje más de “Un hombre de acción”

Numerosos locales también cambiaron su acento con grandes cartelerías en francés como fue el caso de la Joyería Álvarez –que se convirtió en la Casa de Empeños de los Hermanos Álvarez– o incluso la propia oficina de FARO DE VIGO en Policarpo Sanz.

Ya más próximos al entorno portuario, kioscos con revistas, periódicos y postales de los años 60 o incluso puestos de venta de flores otorgaban un punto más a esta reconversión de la ciudad.

No podían faltar tampoco los coches de época, visibles durante toda la semana en muchos puntos de la ciudad así como numerosa cartelería publicitaria en Marqués de Valladares o en la misma Porta do Sol, cuyas obras se detuvieron mientras tenían lugar el rodaje de varias secuencias.

El film todavía no tiene fecha de estreno pero se calcula que todo aquel que quiera ver sus calles en Netflix tendrá que esperar a 2022. 

Compartir el artículo

stats