Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plan de choque del Puerto contra pintadas y grafitis

Parte de las pintadas en el Nadador, junto al Puerto.   | // MARTA G. BREA

Parte de las pintadas en el Nadador, junto al Puerto. | // MARTA G. BREA

La Autoridad Portuaria llevará a cabo, en los próximos días, un plan de choque de limpieza de grafitis y pintadas en la Plaza da Estrela. Previsiblemente, desde el martes 21, y a lo largo de tres o cuatro semanas, dependiendo de la climatología y la interferencia con otras actividades que se vayan a realizar en la plaza, se trabajará en la eliminación de este tipo de “suciedad visual” y vandalismo que afea el entorno.

Más de 10.000 euros

Para ello, acaba de adjudicar los trabajos a la firma Clinarte, S.L.U. por un total de 10.010 euros, que será la encargada de la limpieza de las pintadas y de la aplicación de un tratamiento antipintadas en los elementos pétreos para evitar que este tipo de imágenes vuelvan a dibujar los espacios públicos.

El "Nadador"

Se prestará especial atención a la escultura del “Nadador”, que se limpiará con un tratamiento adecuado a superficies delicadas, neutralizando con agua y repitiendo el proceso las veces que sean necesarias, explican desde el Puerto.

Igualmente, se actuará en parterres, bancos de piedra y el lateral del edificio de la sede central, también afectada por los sprays.

El Puerto ha querido destacar que estas actuaciones no afectarán en ningún momento al tráfico rodado. La empresa adjudicataria balizará la zona en la que se esté trabajando en cada momento, por lo que el tránsito peatonal podría verse afectado de “forma puntual”, informan.

Reseña de la obra

Además de estos trabajos, el Puerto apuesta por poner en valor la escultura de Francisco Leiro, situada en plena Plaza de la Estrela, frente a las oficinas centrales de la institución, a través de la instalación de un cartel con una pequeña reseña del autor y la obra, lo que complementará –esperan– con un llamamiento al civismo y algún aviso coercitivo.

La escultura apareció dañada con pintura el pasado mes de julio tras una noche en la que cientos de jóvenes fueron desalojados por hacer botellón en la zona y que se dedicaron a llenar de pintadas el rostro, la mano y la parte posterior de la estatua.. A estas pintadas se añadieron días después las realizadas por niños, aunque, en esta ocasión, se trataba de garabatos infantiles realizados con tiza y témperas.

Compartir el artículo

stats